Los 5 beneficios desconocidos de los abrazos
Los 5 beneficios desconocidos de los abrazos
Los 5 beneficios desconocidos de los abrazos
Leer más

Los 5 beneficios desconocidos de los abrazos

Escrito por Alejandra G.

Los abrazos no están nada recomendados en este período de pandemia, donde el distanciamiento social está a la orden del día. Pero eso sí, estos no se limitan a un simple intercambio social. Las reacciones químicas beneficiosas reales se multiplican en nuestro cuerpo cuando los recibimos o se los damos a otra persona.

La situación actual fomenta (con razón) el distanciamiento social. Sin embargo, abrazar, tanto de forma amorosa como platónica, trae consigo muchos beneficios que han sido poco explotados en estos tiempos difíciles. El sitio web Journée mondiale, nos recuerda que hay un día dedicado a este abrazo, el 21 de enero, afirma que se necesitarían "7 minutos de abrazos al día para sentirse feliz". Beneficios que van más allá del umbral emocional, ya que abrazar a alguien desencadena una cascada de reacciones en nuestro cuerpo.

Un abrazo equilibra el sistema nervioso parasimpático

Debes saber que en la piel se esconden unos diminutos sensores de presión, llamados corpúsculos de Pacini, conectados a nuestro cerebro gracias al nervio vago o nervio parasimpático. Estas son las células que perciben el tacto. Pero cuando abrazas, tus reacciones psicológicas y fisiológicas se ponen de acuerdo. Un fenómeno que cambia la "conductividad" de la epidermis, y sugiere así un mejor equilibrio en el sistema nervioso parasimpático, responsable de todas las funciones automáticas.

Un abrazo reduce los niveles de estrés

Cuando mantienes a alguien cerca de ti durante más de veinte segundos, el cuerpo produce un montón de hormonas. Entre ellas se encuentra la oxitocina: la molécula del apego, la confianza y la conexión, pero también la felicidad. Cuando abrazas, te sientes conectado con alguien. Suficiente para fortalecer sentimientos de comprensión, consuelo, bienestar y así calmar tu mente. Por el contrario, los niveles de cortisol, denominada hormona del estrés, se reducen considerablemente.

Un abrazo te hace feliz

Otras hormonas liberadas por el cerebro incluyen endorfinas, serotonina y dopamina. Moléculas que reducen el dolor y generan placer. El abrazo es, por tanto, un gran antidepresivo natural. Además, no es casualidad que el Día Internacional del Abrazo esté programado para el invierno, 21 de enero: debido a la falta de luz y el hecho de la depresión es más severa durante esta temporada. Los abrazos aportan así la ternura, la suavidad y el confort necesarios para un buen equilibrio.

Un abrazo preserva la salud del corazón

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) sugiere que quienes tienen mucho contacto con sus parejas desarrollan una frecuencia cardíaca más lenta de 5 latidos por minuto. Así, cuanto más baja sea esta frecuencia, menos probabilidades tendrá de sufrir problemas cardíacos. Aquí nuevamente, los corpúsculos de Pacini están involucrados. Cuando se estimulan, envían una señal al nervio vago, una acción que canaliza el flujo sanguíneo, disminuye la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Un abrazo relaja la tensión

Nuevamente, la dopamina está involucrada en el proceso de relajación. Cuando recibe un abrazo prolongado, el fabuloso cóctel de hormonas que produce, junto con la suave presión sobre el esternón, ayuda a liberar los músculos y la tensión en todo el cuerpo. Esta relajación también está ligada a la confianza mutua en el origen de este acto de ternura. Los abrazos nos remontan a nuestra infancia, donde la persona a la que se abraza está siendo amada y está seguro.


Sin conexión
Verifique su configuración