"Ya es demasiado tarde": el barco varado en Mauricio amenaza con partirse en dos
"Ya es demasiado tarde": el barco varado en Mauricio amenaza con partirse en dos
"Ya es demasiado tarde": el barco varado en Mauricio amenaza con partirse en dos
Leer más

"Ya es demasiado tarde": el barco varado en Mauricio amenaza con partirse en dos

Varado desde el 25 de julio en la costa sureste de Mauricio, el barco Wakashio, que todavía lleva varios miles de toneladas de petróleo en sus bodegas, ahora amenaza con partirse en dos.

Las noticias de Mauricio son cada vez más preocupantes. Si bien han pasado más de dos semanas desde que el Wakashio encalló en un arrecife frente a la isla el 25 de julio, con 3.800 toneladas de petróleo pesado y 200 toneladas de diesel a bordo, ya se sabe que las fugas de petróleo que se habían estado derramando durante varios días desde la bodega del barco ya no son el único problema para las autoridades del país.

El barco podría romperse en dos

El domingo por la noche, los equipos de respuesta lograron bloquear temporalmente las fugas de aceite. Pero ahora hay otro peligro que amenaza las aguas cristalinas de la isla en el Océano Índico: el riesgo de que el barco se parta en dos. "Las fisuras se han ampliado. La situación es aún peor", dijo a los periodistas el primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth.

Si bien ya se han derramado más de 1.000 toneladas de petróleo a través del casco agrietado, según informó Akihiko Ono, vicepresidente de Mitsui OSK Lines, la compañía que operaba el buque, Francia se apresuró a acudir al lugar. Un barco de la Armada y un avión con expertos a bordo, que partieron de la isla de Reunión.

Una ayuda internacional aclamada por el primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth. Por su parte, Japón ha anunciado el envío de un equipo de seis expertos para trabajar junto con los esfuerzos de ayuda locales y franceses.

"Creo que ya es demasiado tarde"

Y mientras se articula la ayuda internacional, los habitantes de Mauricio también se organizan para salvar lo que aún puede quedar en la costa. El domingo, miles de personas acudieron en masa a las costas para tejer presas flotantes de cáñamo y tela, mientras que otras, armadas con máscaras y guantes, recogían el fuel que se había escapado del bote.

"La gente entendió que tenía que formar parte directa de la solución del problema para proteger la flora y la fauna", dijo a la AFP Ashok Subron, un activista ambiental local.

A pesar de esta fuerte movilización, las perspectivas siguen siendo preocupantes. Con la ayuda de fuertes vientos y corrientes, la mancha ya ha comenzado a desplazarse hacia la costa, como muestran las imágenes de satélite.

"Creo que ya es demasiado tarde. Si el barco se rompe en dos, la situación será incontrolable", declaró a la AFP Vassen Kauppaymuthoo, oceanógrafo e ingeniero ambiental.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración