Las imágenes de la tradicional masacre de ballenas en las Islas Feroe provocan indignación

Las imágenes de la tradicional masacre de ballenas en las Islas Feroe provocan indignación

El periodista Hugo Clément y la ONG Sea Shepherd filmaron imágenes de la tradicional matanza de ballenas piloto perpetuadas cada año en las Islas Feroe a pesar de la protección de la especie por la Convención de Bernes.

Estas duras imágenes insoportables fueron proporcionadas por el periodista Hugo Clément, que informa para FranceTelevision, y la ONG Sea Shepherd. Elgrindadráp,literalmente"matar ballenas"es una tradición de las Islas Feroe que anualmente provoca un baño de sangre.

Tradición ancestral

Se trata de una tradición ancestral perpetuada por los habitantes del archipiélago de las Islas Feroe, una provincia autónoma de Dinamarca ubicada en el norte de Escocia. Antiguamente, el clima hostil no favorecía los cultivos y la pesca era un medio indispensable para alimentar a la población. Una gran cacería para matar al mayor número de ballenas piloto se empezó a organizar de forma más o menos regular, con mayor frecuencia en la temporada de verano. Familias enteras se reunían en las playas para presenciar las masacres.

¿Cómo funciona? Una armada de botes sale para atrapar grupos de ballenas y se unen para empujarlas hacia las playas. Temerosos del ruido y los botes, y en solidaridad con sus compañeras, las ballenas atrapadas nadan hacia las playas hasta que encallan en la orilla. Cientos de personas esperan pacientemente, armados con cuchillos y otras cuchillas, para cortar violentamente su cuello, matar, recoger y recuperar su carne.

Una especie protegida por el Convenio de Berna.

En principio, esta barbarie debería estar prohibida, al menos para esta especie de ballena, ya que la Convención de Berna de 1979 protege a las ballenas piloto al reconocerlas como especies en peligro de extinción. Si Dinamarca ha firmado esta convención, no es el caso de las Islas Feroe, que continúan esta masacre legalmente y con impunidad.

Frente a esta barbarie, muchas asociaciones, incluida la ONG Sea Shepherd, han tratado de evitar estas masacres enviando botes para despejar el camino hacia las ballenas y sacarlas de la trampa perpetrada por los isleños. Desafortunadamente, Dinamarca interfirió y decidió enviar su ejército naval para evitar que intervinieran los barcos de Sea Shepherd, a pesar de la firma de la Convención de Berna. La asociación, impotente, se limita a una mera presencia para filmar y compartir con el mundo esta barbarie.

Carne no apta para el consumo

Entrevistados por el periodista Hugo Clément, los residentes locales se justifican explicando que es solo una cacería simple, que podría compararse con el paso de las vacas, pollos u otros animales al matadero, y que el objetivo es llevar comida para todos. Una explicación difícil de creer cuando sabemos que esta carne no es apta para el consumo debido al alto contenido de metales pesados como el mercurio, presente en los océanos debido a la contaminación. Se desaconseja o incluso prohíbe el consumo para mujeres embarazadas o niños. Incluso se recomienda no consumir más de una vez al mes para un hombre con buena salud.

Leer más
Esta foca hace algo increíble para escapar de una orca asesina

Si es difícil contrarrestar el peso de la tradición, estas imágenes atroces, que incluyen ballenas sufriendo, gimiendo y siendo literalmente masacradas, hembras embarazadas, destripadas con sus bebés tirados en el suelo o, a niños que desde temprana edad miran y a veces participan, como se puede ver en el video, están resonando ante la comunidad internacional, especialmente en las redes sociales, donde se alzan muchas voces para terminar con esta barbarie.

La ley protege el grindadráp

Por el momento, la legislación impide cualquier forma de acción, ya que desde 2015 obliga a cualquier persona que vea un grupo de ballenas piloto a informarlo obligatoriamente a las autoridades feroesas para que se organice la grindadráp. Los activistas pueden ser arrestados, multados con 2.500 dólares y detenidos en caso de interferencia con la ley. Una causa por la que todavía hay que luchar mucho.

Rayzza Burgo
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración