Los restos del cohete chino caen cerca de las Islas Maldivas
Los restos del cohete chino caen cerca de las Islas Maldivas
Los restos del cohete chino caen cerca de las Islas Maldivas
Leer más
Leer más

Los restos del cohete chino caen cerca de las Islas Maldivas

A las 10:24 horas en Pekín, el cohete espacial chino que había sido reportado como “fuera de control”, el Larga Marcha 5B, reingresaba en la atmósfera sin conocer su destino. No había garantías de que alguno de los restos no impactaran sobre espacio habitado. Por suerte, el cohete impactó sobre el Océano Índico, en una zona cercana a las Islas Maldivas.

El Larga Marcha 5B fue lanzado desde China el 29 de abril. El cohete fue utilizado para lanzar la futura estación espacial que el país asiático, cuya construcción se planea acabar en 2022. La reentrada del cohete estaba planificada en algún momento entre el sábado 8 y el domingo 9 de mayo.

Desde China, aseguraban que era “altamente improbable”, que los restos impactaran sobre territorio habitado, ya que la mayor superficie de la Tierra está cubierta de agua.

Sin embargo, el gran tamaño y el elevado peso de los restos del cohete, hicieron que servicios de vigilancia de alta importancia como el Pentágono o el Servicio de Vigilancia y Seguimiento Espacial de la Unión Europea se mantuvieran vigilando la reentrada.

Esta no sería la primera vez que los proyectos espaciales de China son puestos bajo vigilanciaen la reentrada. El laboratorio orbital Tiangong 1, que llevaba en desuso desde 2012, reentró en la atmósfera en 2018, alertando a todos los servicios de vigilancia, y impactando finalmente en el Óceano Pacífico Sur.

Aterrizaje de Larga Marcha 5B

La imposibilidad de garantizar un punto de impacto, y el miedo a que alguno de los restos del cohete se desprendiera durante el reingreso mantuvo al mundo alerta, vigilando los avances del Larga Marcha 5B.

A pesar de que era improbable que impactara en zona habitada, a los centros de vigilancia les preocupaba la descomposición orbital del cohete, y entre la población no fue bien recibida la incapacidad de China de dar garantías sobre su impacto.

Sin embargo, todo salió bien. El cohete, de forma cilíndrica con 5 metros de diámetro, aproximadamente 31 metros de largo y cerca de 20 toneladas de peso, y cuyos componentes fueron prácticamente destruidos al reingresar a la atmosfera, aterrizaron en las coordenadas 72,47 grados de longitud este y 2,65 grados de latitud norte.

Estas coordinadas coinciden con el Océano Índico, cerca de las Islas Maldivas, al sur de India.


Además