Descubren una extraña roca alienígena que atormenta a los científicos
Descubren una extraña roca alienígena que atormenta a los científicos
Leer más

Descubren una extraña roca alienígena que atormenta a los científicos

Descubierto en el desierto del Sáhara hace más de 20 años, un extraño guijarro llamado Hipatia plantea más preguntas de las que parece, cuestionando la formación misma de nuestro sistema solar.

Eso fue hace más de 20 años. En diciembre de 1996, los especialistas descubrieron un pequeño guijarro muy especial en el desierto oriental del Sáhara. Desde entonces, se han realizado análisis que revelan que el objeto es mucho menos humilde de lo que su apariencia podría sugerir. Incluso pone en duda las teorías sobre la formación del sistema solar.

Apodada Hipatia en referencia a Hipatia de Alejandría, la primera matemática y astrónoma de Occidente, esta piedra interestelar tiene propiedades nunca antes observadas en la Tierra o en sus alrededores.

Un "pastel de frutas" geológico

En 2013, un equipo de Johannesburgo, Sudáfrica, postuló que la piedra provenía del núcleo de un cometa que se habíaestrellado contra la Tierra. Esta hipótesis sería concomitante con el hecho de que Hipatia fue encontrada en una parte del desierto cubierta con vidrio lítico. Estos fragmentos de vidrio de color amarillo pálido, dispersos en más de 6000 kilómetros cuadrados en el Sáhara, podrían haberse formado cuando el cometa golpeó el suelo, haciendo que el calor resultante derritiera la arena circundante.

Luego, en 2015, el mismo equipo estudió los gasesnobles y el nitrógeno contenidos en Hipatia, concluyendo que su origen era extraterrestre. En un nuevo artículo publicado en la revista Geochimica y Cosmochimica Acta se analiza ahora con mayor profundidad su composición, revelando la presencia de elementos inesperados. Para comprender mejor estas incongruencias, el profesor Jan Kramers, coautor del estudio, nos ofrece una metáfora de la pastelería.

"La parte principal de Hipatia se puede comparar con la masamalmezclada de un pastel de frutas, que en geología se describiría como dos matrices mezcladas. La fruta confitada representaría los granosminerales que encontramos en las inclusiones de Hipatia", explica. "Finalmente, una capa de azúcar glasé desempeñaría el papel de materiales secundarios de origen terrestre, descubiertos en las fracturas de Hipatia.

Una composición inusual

El fragmento de sólo unos pocos milímetros habría procedido originalmente de un objeto mucho más grande, probablemente de varios metros de ancho. Sin embargo, para el equipo, no hay duda de que Hipatia no es un meteorito clásico. "Si pudiéramos moler la Tierra en un mortero gigantesco, obtendríamos un polvo cuya composición media sería muy similar a la de los meteoritos condríticos", dice Kramers.

"En las condritas, normalmente encontramos una pequeña cantidad de carbono y una buena dosis de silicatos. Pero la matriz de Hipatia contiene una grancantidadde carbono y una proporción sorprendentemente baja de silicato", añade. Además, contiene compuestos de carbono específicos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos o HAP.

Estos HAP son un componente importante del polvo cósmico que precede a nuestro sistema solar. Este polvo se encuentra en cometas y meteoritos, entre otros, que no han sido calentados por un período prolongado de tiempo. La mayoría de los compuestos de carbono de Hipatia se han transformado en diamantes microscópicos, probablemente como resultado de su entrada en la atmósfera de la Tierra o de su impacto, preservándolo de los elementos hasta su descubrimiento.

Al analizar los granos encontrados en las inclusiones de Hipatia (las "frutas secas" del pastel), se obtuvieron varios resultados sorprendentes. "Se encontró aluminio en forma pura. [...] Es posible encontrar oro en forma de pepita, pero normalmente esto nunca ocurre con el aluminio. Es un caso extremadamente raro en la Tierra y en el resto del sistema solar hasta donde sabemos", dice el coautor George Belyanin, sorprendido.

"También encontramos una fase compuesta de plata, yodo y fósforo, así como granos de moissanite (carburo de silicio), también en una forma completamente inesperada. ...] También hay granos que consisten en una mezcla de níquel y fósforo, y una ausencia casi completa de hierro: una composición mineral nunca antes vista en la Tierra o en los meteoritos". Todos estos elementos plantean nuevas preguntas sobre los orígenes del sistema solar.

Elementos únicos en nuestro sistema

En conjunto, los HAP, así como los fosfuros, el aluminio metálico y la moissanita, sugieren que Hipatia es un conjunto de materiales pre-solares inalterados, es decir, materiales formados incluso antes de que apareciera nuestro sistema solar. El ensamblaje níquel-fósforo-hierro es particularmente interesante porque pertenece a la categoría de los elementos más pesados que forman los planetas telúricos.

Sin embargo, las proporciones de estos tres elementos son completamente diferentes de las calculadas para la Tierra o medidas en los meteoritos. Los investigadores creen que los granos de níquel-fósforo y hierro son pre-solares porque están localizados en el núcleo de la matriz y difícilmente podrían haber sido modificados por el impacto, pero principalmente porque este ensamblaje no se parece a nada conocido.

La composición de la matriz de Hipatia refuerza esta hipótesis. La ciencia generalmente acepta que el sistema solar se formó a partir de una nube de polvo cósmico relativamente homogénea (la nebulosa solar). La ausencia de silicatos (que están muy presentes en nuestro sistema) dentro de la matriz sugiere que si Hipatia se formó después de la aparición del sistema solar, las circunstancias del sistema solar deben ser revisadas.

"Sabemos que Hipatia se formó en un ambiente frío, probablemente por debajo de la temperatura del nitrógeno líquido en la Tierra (-196°C). En nuestro sistema solar, esto correspondería a un área más allá del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, donde se originan la mayoría de los meteoritos", explica Kramers.

"Los cometas provienen principalmente del cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno [...], algunos provienen de la nube de Oort, otros de más lejos. Todavía sabemos poco sobre las composiciones químicas de los objetos espaciales en estas regiones. Por lo tanto, necesitamos investigar el origen de Hipatia", concluye.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración