Artritis: séptica, síntomas, causas y tratamiento

Artritis: séptica, síntomas, causas y tratamiento

La artritis es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones. Se distinguen varias formas de artritis: séptica, aséptica, reactiva, degenerativa, microcristalina o psoriásica.

Artritis: ¿qué es?

La artritis corresponde a una enfermedad inflamatoria de las articulaciones. Se habla de monoartritis si una sola articulación está afectada, de oligoartritis si dos o tres están afectadas, y de poliartritis cuando hay más de cuatro. En ocasiones también es una de las responsables de generar la Costocondritis

No hay que confundir la artritis con la artrosis (que genera frecuente es la discopatía degenerativa). Su principal diferencia es la naturaleza del dolor. En el caso de la artritis, el dolor aparece en reposo y puede disminuir ligeramente durante el movimiento. A diferencia de la artrosis que provoca dolores durante el movimiento. Es de orden mecánico y no inflamatorio.

Artritis: síntomas y causas

Cada artritis presenta síntomas propios. Sin embargo, todas presentan los signos clínicos característicos de la inflamación de la membrana sinovial que rodea las articulaciones: hinchazón (edema), enrojecimiento, calor y dolores articulares. En la artritis causa una rigidez matinal, un aumento del dolor al final de la noche que provoca despertares nocturnos y una ligera mejora en la actividad.

Formas de la artritis

Existen muchos tipos de artritis. Las artritis asépticas corresponden a las artritis que no tienen una causa infecciosa. Las más frecuentes son la poliartritis reumatoide, el reumatismo articular agudo, la espondilitis anquilosante, la artritis reactiva y la artritis psoriásica.

Por el contrario, la artritis séptica se debe al contagio por un germen patógeno. Siempre está localizada en una sola articulación, allí donde ha tenido lugar la infección. Por lo tanto, se trata de una monoartritis. Dependiendo del germen responsable, esto puede ser una artritis infecciosa (estafilocócica o estreptocócica), una artritis viral (hepática, rubeola, sida…), una artritis juvenil o una artritis de Lyme (debida a una enfermedad de Lyme).

La artritis microcristalina está provocada por la presencia de microcristales en la articulación. Se trata de cristales de ácido úrico en forma de aguja en caso de gota y de cristales de pirofosfato de calcio en forma rectangular en caso de condrocalcinosis articular.

Artritis: tratamiento

El tratamiento de la artritis tiene que adaptarse a la forma de artritis que se encuentra. La toma de medicamentos busca limitar el dolor y, por lo general, está compuesta por analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos e infiltraciones de corticoides. Se pueden prescribir antibióticos en caso de infección bacteriana.

El tratamiento de la artritis se puede completar por el seguimiento de sesiones de kinesioterapia, ergoterapia o fisioterapia. En algunos casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Leer más
Olivia Farnsworth la niña de 7 años que ni come, ni duerme, ni siente dolor

Artritis: tratamiento natural

Entre otros productos, se recomiendan los naturales como el aceite de ricino, que contiene un ingrediente activo que proporciona una gran acción antiinflamatoria.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración