Se ha abierto un misterioso sarcófago negro que desconcertaba a los arqueólogos
Se ha abierto un misterioso sarcófago negro que desconcertaba a los arqueólogos
Se ha abierto un misterioso sarcófago negro que desconcertaba a los arqueólogos
Leer más
Leer más

Se ha abierto un misterioso sarcófago negro que desconcertaba a los arqueólogos

Arqueólogos egipcios han desenterrado un misterioso sarcófago que estuvo enterrado bajo tierra durante más de 2000 años.

Descubierto por pura casualidad, este antiguo ataúd sorprende por su inusual tamaño, pero también por su excepcional estado de conservación, que promete revelar aún más secretos. El 19 de julio, a pesar de las advertencias de una posible "maldición", se abrió el sarcófago.

1,83 m de altura, 2,7 m de largo y 1,67 m de ancho son las dimensiones de este enigma. Este misterio de granito negro fue enterrado a unos 5 m bajo tierra en Alejandría, la antigua capital egipcia construida al oeste del delta del Nilo. La única certeza hasta ahora para los arqueólogos es que este bloque de piedra es efectivamente un sarcófago.

El descubrimiento fue anunciado por el Ministerio de Antigüedades egipcio. En un mensaje publicado en las redes sociales, los funcionarios del organismo desvelaron las circunstancias que rodearon el descubrimiento.

Una misión arqueológica egipcia llevada a cabo por el Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias ha desenterrado una antigua tumba que se remonta al periodo ptolemaico", hace más de 2000 años.

El enterramiento apareció "durante los trabajos de excavación llevados a cabo para inspeccionar el terreno de un residente de Alejandría, mientras se excavaba alrededor de los cimientos de su edificio en la calle Al-Karmili, en el barrio de Sidi Gaber", afirma el Dr. Mostafa Waziri, Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias.

Un sarcófago perfectamente intacto

Un detalle particular de este objeto inusual ha despertado el interés de los especialistas. El sello de argamasa colocado para mantener la tapa del sarcófago en su sitio parecía estar perfectamente intacto. Por tanto, la tumba en la que se descubrió había permanecido intacta durante más de 2000 años, una rareza en una región asolada por los saqueos durante varios siglos.

Otro importante descubrimiento realizado en torno a este misterioso sarcófago de ébano es un busto de alabastro igualmente enigmático. Aunque sus rasgos se han vuelto irreconocibles debido a la erosión del tiempo, los especialistas creen que podría representar al propietario de la tumba. La identidad del busto sigue siendo un misterio por el momento, pero los detalles sugieren que podría tratarse de un alto dignatario del antiguo Egipto.

Secretos por desvelar

La zona, que tras la excavación se ha convertido en un lugar importante para la arqueología egipcia, está ahora bajo vigilancia. Esta tumba, que data de un periodo comprendido entre el 304 y el 30 a.C., fue construida tras la muerte de Alejandro Magno, antiguo rey de Macedonia, que murió en el 323 a.C.

Los arqueólogos esperan descubrir cuanto antes la identidad del difunto que descansa en este misterioso sarcófago. Esperan descubrir su nombre, pero también las posibles joyas u otros objetos preciosos que se colocaron junto al muerto para acompañarlo en su viaje al más allá. El último elemento que intriga a los especialistas es el tamaño del sarcófago. Sus inusuales dimensiones prometían sin duda más descubrimientos tan excepcionales como el propio sarcófago.

Abrir el sarcófago

Aunque se esperaba que los arqueólogos utilizaran los rayos X para descubrir los secretos del sarcófago, sin ni siquiera tener que abrirlo, el sarcófago se abrió efectivamente el 19 de julio.

Algunos esperaban que el ataúd pudiera contener los restos de Alejandro Magno, mientras que otros temían una maldición mortal. Al abrir el sarcófago, los expertos encontraron tres esqueletos y una gran cantidad de agua residual de color marrón rojizo. De hecho, el hedor era tan penetrante que hubo que abandonar la primera apertura del ataúd y llamar a ingenieros militares para que ayudaran en la siguiente.

Los expertos creen que los tres esqueletos pueden ser de una familia de soldados de la época de los faraones. Uno de los cráneos parece mostrar una grieta consistente con una herida causada por una flecha.

Las investigaciones continuarán para descubrir más cosas sobre el sarcófago, pero sea lo que sea lo que encuentren, se trata claramente de un nuevo y emocionante tesoro que se añadirá a la lista en continuo crecimiento de innumerables maravillas antiguas descubiertas en la tierra de los faraones.


Además