La Duna de Pilat saca a la luz nuevos hallazgos arqueológicos
La Duna de Pilat saca a la luz nuevos hallazgos arqueológicos
La Duna de Pilat saca a la luz nuevos hallazgos arqueológicos
Leer más

La Duna de Pilat saca a la luz nuevos hallazgos arqueológicos

La duna de Pilat, situada a la orilla de los Landes de Gascuña, en Gironda, Francia, es la más alta de Europa y estuvo habitada durante varios siglos. Al menos, eso es lo que indican las actuales excavaciones arqueológicas, en las cuales se han hallado objetos pertenecientes a la Edad de Hierro.

Es uno de los puntos turísticos más importantes del sudoeste de Francia. Con sus 106,6 metros de alto y sus 3 kilómetros de largo, se la conoce por ser la duna más alta de Europa. Una extraordinaria montaña situada en la entrada de la cuenca de Arcachón que acumula 55 millones de metros cúbicos de arena, pero no solo eso, también esconde secretos de hace varios milenios, y esta vez no se trata de un enterramiento vampiro.

Un equipo de excavación compuesto por voluntarios excava una parcela de 500 m2 con permiso del ministerio francés de cultura para encontrar indicios de vida humana anterior. Una misión que no supone, sin embargo, una gran novedad, ya que los primeros descubrimientos datan de la década de 1980. Eso sí, es la primera operación de tal magnitud desde 2014.

Planta de producción de sal

Philippe Jacques, profesor en ciencias de la ingeniería, lidera el pequeño grupo que ya ha recopilado pequeños trozos de cerámica que formaban parte de recipientes para la sal, lo que indica la presencia de una planta de producción de sal de principios de la Edad de Hierro (700-600 años antes de nuestra era). "Es muy escueto, hay una chimenea. Bastaba con calentar el agua", explica el arqueólogo y profesor en ciencias de la ingeniería a la AFP.

No es la primera chimenea que se descubre, lo que quiere decir que "estas poblaciones, cuyo número es difícil de estimar, vinieron a instalarse aquí para producir sal", avanza el especialista, y añade que, sin duda, estos mismos humanos también trajeron consigo rebaños para practicar la ganadería. Sin embargo, para alegría de los agricultores, estos no son los únicos indicios de vida humana anterior que se han descubierto en la arena.

La duna parece haber visto desfilar por ella numerosas poblaciones a lo largo de los años, puesto que se han encontrado restos de viviendas identificadas gracias a los característicos hoyos de poste. "Hay 22, lo que quiere decir que, sin duda, se construyeron varios edificios", continúa Philippe Jacques. Entre los objetos descubiertos, figuran, también, restos de cerámica que aún quedan por datar.

Escrito por Peris Martínez Irene
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración