Investigadores resuelven el misterio de la momia que grita

Investigadores resuelven el misterio de la momia que grita

El Museo egipcio del Cairo acaba de inaugurar una nueva exposición que presenta al público una momia muy especial. Se descubrió en 1886 y la llamaron "la momia que grita" debido a la expresión que tiene el difunto en la cara. Tras décadas de misterio, los arqueólogos creen haber comprendido por qué y qué le pasó.

¿Por fin se ha resuelto el misterio de la momia que tiene 3.000 años? Eso es lo que acaban de sugerir los especialistas en una nueva exposición realizada en el Museo egipcio del Cairo. La momia en cuestión, descubierta en Deir-el Bahari en 1886, fue apodada como la "momia que grita" ("screaming mummy", en inglés) y basta verla para saber por qué.

El difunto está solidificado, con la cabeza hacia atrás, la boca abierta y los músculos faciales tensos, una expresión que da bastante miedo. Lo más intrigante es que el individuo no fue momificado según se hacía en aquella época en Egipto. Su cuerpo no tenía ningún fluido de embalsamamiento. Simplemente dejaron que el cuerpo se momificase de manera natural con el natrón antes de derramar resina en la boca.

Leer más
Tutankamón no murió como todo el mundo piensa

Según lo observado, la continuación no fue mejor. Las manos y los pies del individuo estaban atados y su cuerpo no estaba recubierto con las tradicionales bandas de lino. En su lugar, envolvieron el cuerpo con piel de oveja, un material considerado impuro en Egipto. Después, la momia fue escondida con otras momias en el complejo fúnebre de Deir el-Bahari.

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse