Arco iris: 10 cosas que no sabes sobre este fenómeno

  • El arcoíris es un fenómeno óptico y meteorológico que se produce al penetrar la luz del sol en las gotas de lluvia
  • La luz se crea, retracta y dispersa, creando un espectro compuesto por infinidad de colores
  • Los arcoíris son más frecuentes por la mañana temprano o al final de la tarde
  • El arcoíris puede aparecer en cualquier lugar, incluso en el Ártico
  • En función de determinadas condiciones, los colores del arcoíris pueden ser más claros o nítidos

Qué es un arcoíris, sus características, cómo se forma, sus colores, dónde termina... ¿Son peligrosos los arcoíris?, es una pregunta que se hacen algunas personas y para sacarte de la duda te explicamos de qué se trata este fenómeno, uno de los más bonitos. 

¿Has visto alguna vez un arcoíris? A esta pregunta, la mayoría de personas responderá un sí. Este arco multicolor, aparece cuando brilla el sol y llueve a la vez, afortunadamente esto sucede de manera frecuente. Este fenómeno se produce por refracción cuando los rayos solares atraviesan gotas de agua que se encuentran suspendidas en la atmósfera.

Sin embargo, hay más cosas que saber sobre estos fenómenos, como lo cuenta el Huffington Post. Te presentamos una lista de 10 características fascinantes que muchos  ignoran:

1. No se pueden ver todos los colores del arcoíris

El arcoíris cubre un espectro de colores que se extiende desde el rojo (exterior) hasta el violeta (interior). Dependiendo de las culturas, se consideran que existen entre 3 y 9 colores. En occidente, consideramos generalmente 7: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta. Pero sólo representan una ínfima parte de los colores del arcoíris. De hecho, este fenómeno contiene en realidad una infinidad de colores, más de un millón constituyen este efecto degradado.

Sin embargo, algunos de ellos, no pueden ser apreciados por el ojo humano, lo que explica que solo percibamos un número limitado de colores.

2. Dos personas nunca ven el mismo arcoíris

Incluso si están al lado, mirando hacia la misma dirección, dos personas no verán nunca el mismo arcoíris. ¿Por qué? porque las gotas de agua a través de las cuales pasa la luz están constantemente en movimiento. De este modo, al cambiar de posición, la refracción que se produce con los rayos de sol es distinta en cada momento. 

El aspecto del arcoíris, depende por lo tanto, a la vez de la posición exacta del sol, y la del observador. Sin olvidar, las capacidades oculares que pueden variar de un individuo a otro. Esa es la razón, por la que dos observadores nunca verán el mismo arcoíris. 

3. El cielo está más oscuro encima del arcoíris que debajo

Poca gente se ha dado cuenta y sin embargo, es fácil si se observa detenidamente un arcoíris. El cielo es generalmente más oscuro por encima del arco iris que por debajo. Esto se debe a que cada gota es una esfera y los rayos de luz que expulsa, quedan divididos a su vez en otros rayos más pequeños de diferentes colores. Estos rayos se superponen creando el arcoíris, y es el efecto luminoso que éste produce el que da una sensación de mayor claridad.

4. Los arcoíris rara vez aparecen al medio día

Para que ocurra este fenómeno, se necesitan juntar varias condiciones. Que llueva y que haga sol al mismo tiempo, pero no sólo eso. También, es necesario que nuestro astro se encuentre en una posición concreta: a menos de 42 grados por encima del horizonte. Al salir o al ponerse, a partir del momento en el que los rayos alcancen las gotas de agua con un ángulo inferior o igual a 42 grados, aparecerá un arcoíris.

Cuanto más bajo esté el sol, más visible será el arcoíris. Es por eso que es raro que un arcoíris aparezca al medio día y es bastante frecuente que se produzca temprano por la mañana o al caer la tarde.

5. Un arcoíris puede aparecer por la noche

Si un arcoíris necesita rayos de sol para crearse, ¿cómo puede aparecer por la noche? Respuesta: mientras la luna llena o casi llena da paso al sol, la luz que emite golpea las gotas de lluvia o de humedad y provoca la aparición del espectro luminoso.  Es lo que llamamos  arco iris nocturno, («moonbow» en inglés), pero es bastante más claro que el tradicional.

Sus colores son bastante más difíciles de ver, ya que no son lo suficientemente luminosos como para llamar la atención de los fotoreceptores del ojo humano. Así, el fenómeno es normalmente de color blanco y el cielo debe estar bastante despejado para que se pueda ver.

6. Es imposible ver el fin del arcoíris

Puedes intentar moverte todo lo que quieras, cambiar de ángulo o preguntar a alguien que se encuentre lejos de ti, es imposible ver el fin, o el «pie» del arcoíris. Por la simple razón que las radiaciones que forman el fenómeno dependen de la distancia y del ángulo en el que se encuentre el observador. Si te mueves, el arcoíris se mueve contigo, y así será con todas las personas a las que preguntes, por muy lejos que estén. Esta es la razón, por la que algunas leyendas afirman que hay un tesoro escondido a los pies del arcoíris.

7. Un avión puede hacer que el arcoíris tenga forma de círculo

Un arcoíris es un círculo centrado alrededor de un punto muy particular llamado «punto anti solar», (en inglés «antisolar point»). Es el punto que se encuentra exactamente en el lado contrario al sol, y que está marcado, cuando el cielo está despejado, por la sombra que forma nuestra cabeza. Sin embargo, no se puede ver todo el círculo creado ya que la tierra interfiere. Cuánto más cerca se encuentre el sol del horizonte, más grande será el arcoíris que vemos. Durante la puesta de sol, se puede observar un verdadero semicírculo. Y al contrario, cuanto más elevado esté el sol, más pequeño parecerá el arcoíris.  

Pero si el observador mira en altura al sol por la espalda, va a tener la posibilidad de ver un círculo. Mirando hacia abajo, montado en un avión por ejemplo y sin necesidad de abrir la puerta del mismo, podemos a veces observar un círculo entero. Esta observación es sin embargo, difícil de llevar a cabo y rara.

Para ver el arcoíris completo en forma de círculo, deberemos situarnos a gran altura, en un avión por ejemplo, y dejando el sol a nuestras espaldas.

8. El arcoíris puede aparecer doble o triple o incluso más

Si todo el mundo ha visto al menos una vez en la vida, un arcoíris, algunos han tenido la posibilidad de verlo doble o incluso triple. En algunas circunstancias, un arco puede ir acompañado de otro, que aparece de manera inversa al primero: rojo en el exterior y violeta en el interior. Esto se debe a un doble reflejo de la luz en las gotas de agua, pero el segundo arco aparece generalmente más claro.

9. Es posible crear su propio arcoíris en el jardín

Nuestro cielo no es el único sitio en el que puede aparecer un arcoíris. A partir del momento en el que haya sol y gotas de agua, el fenómeno es susceptible de producirse. También puede ser que ya hayas creado uno, sin darte cuenta, regando el jardín. Para ello, bastará darle la espalda al sol y utilizar una regadera que cree una fina lluvia. Un arcoíris, puede aparecer igualmente al lado de una fuente o una cascada.

10. Puedes hacer desaparecer un arcoíris 

No, no ocultando el sol o haciendo parar la lluvia, simplemente usando tus gafas. De hecho, como explica un blog de Discover Magazine, las gafas con cristales polarizados pueden hacer que dejes de ver un arcoíris, aunque éste no haya desaparecido. Para esto sólo es necesario poner las gafas en vertical, como muestra el vídeo.

Leer más
Encuentran un barco de hace 4.500 años al lado de las pirámides de Egipto

Este tipo de cristal se ha creado para bloquear la luz «polarizada », es decir, la luz que se refleja en las superficies horizontales y que es bastante deslumbrante. 

La luz que crean los arcoíris rebota de la misma manera en las gotas de agua y está por tanto polarizadas. Mientras que las gafas se mantienen al horizontal,  esta luz no se filtra.  Sin embargo, si las giramos,  el cristal bloquea las radiaciones y hace por lo tanto desparecer este fenómeno. Sorprendente, ¿no?

Para completar esta lista, descubre a continuación,  la galería de magníficos arcoíris que te presentamos.

Ana Blasco
Las 15 fotos más bellas de la Tierra tomadas desde el espacio por el astronauta Thomas Pesquet

Las 15 fotos más bellas de la Tierra tomadas desde el espacio por el astronauta Thomas Pesquet


Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración