Un tiburón siembra el pánico en una playa llena de turistas en Benidorm

Los bañistas de la playa de Poniente, en Benidorm, se llevaron una divertida sorpresa este jueves 12 de agosto. Un tiburón azul fue invitado a acercarse a la costa, sembrando el pánico entre los turistas.

Un tiburón siembra el pánico en una playa llena de turistas en Benidorm
Leer más
Leer más

Un evento por decir lo menos sorprendente tuvo lugar este jueves 12 de agosto en la playa de Poniente en Benidorm, famoso balneario de la Costa Blanca, en España.

Bajo la mirada de decenas de turistas, un tiburón azul de unos dos metros cincuenta de largo y 80 kilos se aventuró más cerca de la costa, como lo demuestran los videos de la escena colgados en las redes sociales, que se puede descubrir un poco más abajo.

El animal en dificultad fue ayudado por rescatistas que lo transportaron a aguas más profundas usando una red y una lona. Los bañistas fueron por su parte evacuados como medida de precaución y las autoridades cerraron la playa durante varias horas como medida preventiva.

El animal sano

“Cuando una especie pelágica se acerca tanto a la costa suele ser porque tiene una enfermedad o está lesionada, por lo que es fundamental evaluar su estado general”, dijo a el medio ABC. José Luis Crespo, responsable de conservación de la Fundación Oceanográfica , y que participó en el rescate de la criatura.

En un comunicado colgado en su página web, la Fundación Oceanográfrica aseguró haber realizado "un análisis de sangre a la tiburón hembra de 2,5 metros para evaluar su estado general y su estado reproductivo antes de liberarlo en mar abierto". El animal no "mostró ninguna herida visible" y estaba "en óptimo estado de salud", según el informe.

En peligro crítico de extinción en el Mediterráneo

Y si no se considera peligroso para el ser humano, el tiburón azul es en cambio una especie "clasificada como críticamente amenazada en el mar Mediterráneo por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)", específica la nota de prensa.

"Cada año, tenemos entre tres y seis alertas de este tipo. Este año fue el que menos recibimos", dijo Jaime Penades, especialista en elasmobranquios de la Universidad de Valencia, entrevistado por Público.