¿Por qué no hay animales de tres patas?

Los científicos no conocen ningún animal que se desplace con tres patas, ni en la fauna actual ni en el registro fósil. Sin embargo, la idea no es tan descabellada.

¿Por qué no hay animales de tres patas?
Leer más
Leer más

El cuervo de tres patas es una criatura de la mitología asiática. Presente en varios folclores bajo el nombre de "sanzuwu" (China) o "yatagara" (Japón), es uno de los símbolos de los dioses. Otros personajes de tres extremidades han salido seguramente de la mente de los autores de ciencia ficción. Pero siguen siendo puramente imaginarios. Porque en la naturaleza, ningún animal conocido hasta la fecha ha nacido con una tercera pata.

"¿Y por qué no?", se pregunta Tracy Thomson, estudiante de posgrado del Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de la Universidad de California, Davis (EE UU). En un ensayo, publicado en BioEssays en 2019 y titulado "Three-legged locomotion and limb constraints", examinó la inexistencia de los "trípedos", en contraposición a los bípedos -como los humanos- y los cuadrúpedos.

Un nuevo fenotipo

La idea se le ocurrió durante un curso sobre la evolución. Se le pidió que propusiera un "fenotipo novedoso", es decir, un animal o planta que no existe (ni puede existir). El ex alumno observó entonces que muchos animales utilizan una tercera extremidad para relajarse. Por ejemplo, los suricatos se apoyan en la cola para poder descansar sobre sus patas traseras. Los pájaros carpinteros utilizan las plumas de su cola para equilibrarse sobre los troncos de los árboles.

Pero esta tercera extremidad o "trípode" no requiere ninguna energía ni para los suricatos ni para los pájaros carpinteros. Por el contrario, estar de pie requiere un trabajo muscular y unos pies (relativamente) grandes para mantener el equilibrio, señala Tracy Thomson. Por lo tanto, los verdaderos movimientos de "tres patas" son menos comunes. Sin embargo, existen.

Los insectos, con sus seis patas, se mueven en grupos de tres: dos patas a un lado y una al otro. Esto se denomina "marcha en trípode". Los monos también utilizan especialmente la cola, aunque tengan cuatro extremidades. Los loros utilizan su pico como un asa adicional. Los canguros, por el contrario, perjudicados por sus larguísimas patas, utilizan su fuerte cola para balancear sus extremidades, similares a las de los hobbits, de un lado a otro cuando pastan.

Simetría evolutiva

Estos diferentes ejemplos sugieren que estas limitaciones físicas no impedirían que un ser vivo fuera funcional. Entonces, ¿por qué no hay animales de tres patas? La respuesta se encuentra muy atrás en la escala evolutiva. "Casi todos los animales son bilaterales", introduce. Esto significa que tienen un lado derecho e izquierdo casi idénticos. Por lo tanto, las extremidades van por parejas.

Este código genético se habría inscrito en nuestro ADN muy pronto, "quizás incluso antes de que evolucionaran apéndices como las piernas, las aletas o los escudos". Una vez adquirida la simetría bilateral, era difícil retroceder. Sobre todo porque es óptimo para correr, una capacidad esencial para la depredación o la huida.

Este tipo de experimento mental es útil para desarrollar nuestras ideas sobre la evolución", dice Tracy Thomson. Si tratamos de entender [la evolución] como un proceso, tenemos que entender lo que puede y no puede hacer". ¿Quién sabe, tal vez los trípodes hayan evolucionado en otros planetas lejanos?

vacunar animales domesticos covid vacunar animales domesticos covid