Neozelandeses descubren un calamar gigante de 4 metros varado en una playa

Neozelandeses descubren un calamar gigante de 4 metros varado en una playa

Cuando fueron a bucear por la costa de Wellington, Nueva Zelanda, tres hermanos se toparon cara a cara con una impresionante criatura: un calamar de más de 4 metros de largo que yacía varada sobre la arena de una playa.

El descubrimiento que han hecho estos neozelandeses este fin de semana es tan increíble como triste. Los tres hermanos fueron a bucear por la costa de Wellington y buscaban el lugar perfecto para aventurarse en las profundidades cuando se cruzaron en el camino de un extraordinario espécimen: un calamar gigante. Por desgracia, el animal yacía sin vida varado en la arena de la playa.

Debido a la sorpresa que se llevaron tanto por el descubrimiento como por el tamaño del animal, decidieron tomar unas fotos y publicarlas en Facebook, lo cual desencadenó fuertes reacciones. En las imágenes, dos de los hermanos no dudan en posar junto al cefalópodos para dar una idea de su tamaño, y la comparación es bastante impresionante. Con sus tentáculos, la criatura llega a eclipsar a los submarinistas de presencia imponente.

"Tras hacer submarinismo, volvimos a buscarlo con una cinta métrica, medía 4,2 metros de largo", cuenta Daniel Aplin, uno de los tres hermanos, al NZ Herald. Durante sus inmersiones, estos ya se habían encontrado con tiburones, pero nunca habían observado a un calamar tan imponente. Y aunque su tamaño pueda impresionarnos, no es poco habitual.

Una muerte misteriosa

El portavoz del Departamento de Conservación neozelandés ha confirmado que se trata de un calamar gigante y no de un calamar colosal, otra especie que puede alcanzar tamaños superiores. Según las estimaciones, el calamar gigante puede alcanzar un tamaño máximo de entre 10 y 12 metros, por lo tanto, el espécimen que han encontrado es más bien pequeño.

Aparte de esto, no se sabe mucho más sobre el animal. Tras descubrir al animal, los tres hermanos contactaron con un amigo y, después, con el National Institute of Water and Atmospheric Research (NIWA), que lo organizó todo para recoger al espécimen cuya causa de la muerte ignoramos. Según los submarinistas, el calamar no presentaba ninguna marca que pudiera proporcionar pistas.

"Estaba en bastante buen estado, nada importante que señalar. Tenía una herida en la parte superior de la cabeza, pero era más pequeña que un mechero, minúscula, no creo que fuera eso lo que lo mató", asegura Daniel Aplin.

Criaturas de las profundidades desconocidas

Por su parte, el portavoz del departamento ha precisado que la especie "no es común pero no es rara" tampoco. Si no se ven mucho es porque los calamares suelen vivir en las profundidades.

Leer más
Una mujer recibe un buen castigo por intentar hacerse una foto con un tiburón

Según los especialistas, el calamar gigante evoluciona a entre 300 y 1 000 metros de profundidad. Sin embargo, esta especie, al igual que la del calamar colosal, por cierto, sigue siendo desconocida para la gran mayoría. De hecho, las primeras imágenes de estos especímenes en su medio se remontan a los años 2 000. Entre ellas se encuentra la secuencia de un espécimen de 3 metros que registró en 2012 un equipo japonés al que dirigía el especialista Tsunemi Kubodera.

En 2015, fue en la bahía de Toyama, también en Japón, donde apareció otro espécimen de unos 3 metros. Un submarinista se aventuró en las costas y logró filmarlo antes de que el cefalópodo huyera.

Peris Martínez Irene
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración