La producción de leche de almendras está matando a millones de abejas

La producción de leche de almendras que se considera sostenible, esconde una cadena de explotación a las abejas. A pesar de ser una especie polinizadora está en peligro de extinción.

La producción de leche de almendras está matando a millones de abejas
Leer más
Leer más

Lo que se conoce como «leche de almendras» es en realidad una bebida de almendras. Esto es así porque la bebida viene del árbol Prunus dulcis, que se cultiva en distintas regiones del mundo.

Se estima que el 80% de la la producción del Prunus dulcis se encuentra en el Valle de California, según The Guardian. Es en estos campos que las abejas literalmente mueren de cansancio al formar una parte fundamental de la cadena de producción.

Estos pequeños e importantísimos insectos son los encargados de polinizar a los almendros. Esta explotación llevó a que 50 mil millones de abejas perdieron la vida en invierno de 2020.

Estas muertes se deben al uso irresponsable de pesticidas para la agricultura, que debilitan a los especímenes hasta perder la vida. A medida que la industria de estos productos avanza, la supervivencia de estos polinizadores se dificulta aún más.

El agotamiento que sufren las abejas por un lado se debe a la intoxicación producto de los pesticidas; por otro lado, a la alteración que sufre su biorritmo que afecta a su salud y bienestar general. Estas polinizadoras necesitan descansar en invierno, sin embargo los campos de producción de almendros no consideran este espacio en la agenda anual, las abejas "trabajan" todo el año sin descanso.

Para solucionar el problema, la Comisión de Almendras de California, ha trabajado en diseñar un conjunto de pautas para garantizar una mejor manutención y condiciones de vida para las abejas en los campos de cultivo.