La monstruosa criatura que anuncia un mal presagio a los marineros
La monstruosa criatura que anuncia un mal presagio a los marineros
La monstruosa criatura que anuncia un mal presagio a los marineros
Leer más

La monstruosa criatura que anuncia un mal presagio a los marineros

El mar encierra muchas veces secreto que nos da miedo desvelar o conocer a fondo. Este es el caso de la criatura marina que aterroriza a los marineros.

Durante años se ha hablado, fundamentalmente en México, del mal presagio que conlleva la aparición de una especie marina que se ha visto afortunadamente pocas veces en la superficie.

Se trata del pez remo, un animal marino que vive en las aguas profundas del océano y que puede llegar a pesar más de 270 kilos. Al ser vista pocas veces, tenemos menos información de esta especie que de otras del mundo acuático.

En la cultura japonesa, y según el medio depor.com existe el término “Ryugu no tsukai” y se dice cada vez que aparece uno de estos pez remo. En español significa "Mensajero del palacio del Dios del mar" y se asocia a un presagio de terremoto en la zona.

“Según la creencia tradicional, si aparecen muchos peces remos, podría ser señal de un terremoto inminente”, explican desde National Geographic.

La explicación científica

Esta leyenda, que parece sacada de una película de ciencia ficción, está tomando sin embargo un peso científico según los expertos en sismos. Al parecer, un experto de la ONG e-PISCO señaló en un reportaje para Japan Times: “los peces de aguas profundas que viven cerca del fondo del mar son más sensibles a los movimientos de fallas activas que los que se encuentran cerca de la superficie del mar”.

De hecho, unos pescadores de la isla de Cozumel, en México, hallaron hace días a un pez remo y la cuenta de Facebook Macheto Snap Cozumel Surf, la compartido con el mensaje: “Pez remo. Cozumel, Quintana Roo”.

Lo hicieron unas semanas antes de que se produjera el último terremoto que ha vivido el país americano. ¿Coincidencia? Muchas veces las leyendas tienen su explicación en la ciencia.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración