La jirafa: descubre todo sobre cómo viven, como se reproducen y algunas curiosidades

La jirafa: descubre todo sobre cómo viven, como se reproducen y algunas curiosidades

Te contamos todos los secretos sobre las jirafas, cuál es su hábitat, cómo se alimentan y como se reproducen, entre otras muchas curiosidades de estos preciosos animales.

La jirafa es un animal que para muchos resulta extraño por su largo cuello y por su forma de vivir. ¿Sabes para qué sirven sus cuernos? Veamos un poco más a fondo algunas de sus principales características.

Cómo es una jirafa

La jirafa es un animal herbívoro que posee un largo cuello. Este cuello se desarrolló para que pueda alimentarse de las hojas de los árboles. Las patas de las jirafas pueden medir hasta 180 centímetros y su altura oscila entre 3,8 y 4,7 metros. Esta altura le ha convertido en el mamífero más alto de todo el planeta.

Los machos suelen ser más altos que las hembras y pesan entre 1100 y 1600 kilos. Las hembras en cambio pesan entre 750 y 820 kilos. La cola de las jirafas también son bastante largas: entre 75 y 100 centímetros.

Tiene el pelaje corto y su color posee tonos marrones. La jirafa es moteada con manchas de un color más oscuro que el tono del fondo de su pelaje. Una curiosidad es que las jirafas se aparean dependiendo de la similitud de su patrón de manchas. También poseen una melena en forma de cresta a lo largo de todo su cuello.

La familia de las jirafas, llamada Giraffae, tiene 4 especies diferentes: jirafa Masai o del Kilimanjaro, Jirafa reticulada o somalí, Jirafa del Sur y Jirafa del Norte. Se diferencia básicamente en el color de su pelaje y en los patrones de sus manchas.

La vida de una jirafa

Las jirafas pueden vivir hasta 25 años si se encuentran en libertad. No obstante, si están en cautividad llegan a vivir hasta 35 años de vida.

Estos animales habitan exclusivamente en África, en las regiones de las grandes praderas y llanuras, en la sábana. Viven en zonas con árboles dispersos y matorral bajo.

Respecto a su alimentación, las jirafas se alimentan de hojas de los árboles de las acacias y del árbol de la mirra. Es un animal rumiante, es decir, que mastica las hojas, se lo traga para procesar el alimento y luego mastica de nuevo las hojas. Requieren menos alimentos que el resto de herbívoros, ya que las hojas que comen tienen muchos más nutrientes que las típicas hierbas de los pastizales. Cuando beben, tienen un sistema de regulación del flujo sanguíneo para que no haya un exceso de sangre en el cerebro al bajar su cuello. Por cierto, una jirafa suele alimentarse de hasta 63 kilos de hojas por día.

Las jirafas viven en manadas de alrededor 20 individuos, aunque van cambiando cada día. Normalmente, los machos tienen una vida más solitaria que las hembras, ya que deambulan para buscar a las hembras.

El principal depredador de jirafas es el león, por lo que la observación es clave para poder protegerse. Su altura le facilita esta habilidad lo que hace bastante difícil a un león cazar una jirafa. Si una jirafa se ve acorralada, utilizará sus enormes patas para ahuyentar al depredador, intentando golpearle.

Cómo se reproducen y nacen las jirafas

Las jirafas son seres polígamos, por lo que un macho puede fecundar a varias hembras. La gestación dura entre 400 y 460 días y suele nacer una sola cría, aunque a veces pueden nacer gemelos.

Las jirafas no tienen una época específica para reproducirse, por lo que las crías nacen en cualquier estación del año. No obstante, nacen más crías durante la temporada de lluvias, ya que el alimento es más abundante, lo que reduce el estrés de la madre al estar buscando alimento y cuidar a sus crías al mismo tiempo.

Las crías de jirafas se alimentan de la leche materna durante 13 meses. Seguirán viviendo con su madre 3 meses más hasta que se independicen. Una cosa curiosa es que tras 20 minutos del nacimiento de una cría, ésta ya puede empezar a ponerse de pie y caminar.

Las madres intentan proteger a sus cachorros del ataque de leopardos, guepardos, leones, hienas y cocodrilos, sus principales depredadores.

Algunas curiosidades sobre las jirafas

Una jirafa no tiene cuerdas vocales por lo que, a primera vista, son animales mudos. No obstante, los científicos ha descubiertos que emiten sonidos denominados “infrasonidos” de gemidos y gruñidos a muy baja intensidad que el oído humano no es capaza de captar. Cabe decir que se comunica principalmente con movimientos, los ojos y por el olfato.

El color de la larga lengua azul de la jirafa tiene una explicación. Puesto que se alimenta mucho de hojas, la tiene que sacar constantemente para poder enrollarla en las hojas. Al estar expuestas a la luz del sol, el color azul tiene mayor protección, lo que evita así quemaduras.

Las jirafas tienen unos cuernos que se llaman osicornos. No lo utilizan para luchar, sino que les ayudan a proteger la cabeza cuando luchan entre ellos. Por cierto, cuando dos jirafas se encuentran en una batalla, utilizan una técnica denominada necking con la que golpean con su cuello el cuello de su oponente.

Algunas subespecies de jirafas, como la nigeriana y la jirafa de Uganda, que son jirafas del Norte, se encuentran en peligro de extinción. La principal causa de su amenaza es la caza furtiva, aunque también se encuentran en peligro por la destrucción del entorno natural. Se estima que en estas especies solo quedan unos miles de individuos, por lo que los programas de conservación son muy importantes.

• Javier de la Rosa
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse