Esta pitón nunca debió tragarse un puercoespín (VÍDEO)

Recientemente se encontró una pitón Seba muerta en una reserva privada africana. Cuando el personal del parque abrió la serpiente, descubrió que su tracto digestivo estaba bloqueado por... las espinas de un puercoespín que se había tragado.

Esta pitón nunca debió tragarse un puercoespín (VÍDEO)
Leer más
Leer más

Tragarse un puercoespín es arriesgado y, aunque las pitones de Seba no suelen tener problemas para digerirlos, una de ellas tuvo que pagar recientemente el precio de esta espinosa comida. El animal fue visto en un carril bici de una reserva privada llamada Lago Eland, en Sudáfrica.

Una pitón con ojos más grandes que su estomágo

La serpiente, de cuatro metros de largo, estaba en ese momento en proceso de digestión. Aunque nadie sabía lo que había comido el depredador, su estado no preocupaba al personal de la reserva, acostumbrado a ver a estos reptiles comer grandes presas y permanecer allí, con la barriga llena, mientras las digieren. No obstante, se tomaron fotos y se publicaron en Internet para inmortalizar la escena.

Las imágenes, acompañadas de un breve texto descriptivo, mostraban la increíble capacidad de estos ejemplares para tragar animales mucho más grandes que ellos. Se sabe que las pitones de Seba tragan presas de hasta el tamaño de un jabalí pequeño.

Murió con espinas alojadas en su tracto digestivo

Estas comidas son una importante fuente de energía para ellas y les permiten pasar muchos meses sin comer. Sin embargo, esta vez la comida no terminó como debía. Seis días después, otra publicación anunciaba que la pitón había sido encontrada muerta.

Cuando el personal de la reserva realizó la autopsia a la serpiente, descubrió que su última comida había sido un puercoespín. Sin embargo, el animal, que pesaba unos 14 kilos, no fue digerido como los demás. El personal lo encontró entero en el vientre del reptil y observó numerosas espinas alojadas en su tracto digestivo.

Jennifer Fuller, directora ejecutiva de la reserva, explicó que no es raro que las pitones ataquen a los puercoespines, a los que consiguen digerir muy bien a pesar de sus espinas.

¿Un problema de regurgitación?

Además, el descubrimiento ha sorprendido literalmente a los expertos, que han planteado varias hipótesis. Según ellos, es posible que el problema no se produjera durante la digestión, sino cuando la pitón intentó en vano regurgitar su comida. Las serpientes a veces hacen esto cuando están estresadas o se sienten en peligro, para poder escapar más rápidamente.

Pero debido a sus afiladas espinas, el puercoespín no es un animal fácil de regurgitar y esta pitón lo habría aprendido por las malas. Las púas del animal se atascaron en el estómago del depredador y le causaron la muerte. Sin embargo, se ha formulado otra hipótesis. La serpiente fue encontrada en la parte baja de un peñasco, por lo que es posible que una caída fuera la causa de su muerte.

También es posible que las hipótesis se combinen: tras la caída del reptil, las espinas del puercoespín presentes en su cuerpo habrían perforado su tracto digestivo, provocando su muerte.