El tardígrado, ese animal casi indestructible, revela la clave de sus superpoderes...
El tardígrado, ese animal casi indestructible, revela la clave de sus superpoderes...
El tardígrado, ese animal casi indestructible, revela la clave de sus superpoderes...
Leer más

El tardígrado, ese animal casi indestructible, revela la clave de sus superpoderes...

Un estudio llevado a cabo por investigadores japoneses revela el secreto de los tardígrados. Los diminutos invertebrados a menudo son considerados el animal más indestructible del planeta. La clave de sus superpoderes puede que algún día ayude a proteger a los humanos.

Medio oruga, medio rata topo desnuda, el tardígrado no es un espectáculo para contemplar. Sin embargo, esta criatura, también conocida como el oso de agua, es una verdadera maravilla de la naturaleza. Es una criatura de increíble resistencia. Los rayos X, las temperaturas extremas, el vacío del espacio e incluso la deshidratación total… esta criatura sobrevive a cualquier cosa. Tanto es así que algunos la consideran casi indestructible.

Para llegar a este punto, este invertebrado acuático, que mide menos de 1,5 mm de longitud, ha desarrollado una notable capacidad de defensa. Una de ellas es la capacidad de reparar su propio ADN cuando está dañado. Hoy en día, los investigadores japoneses creen haber comprendido el origen de tal hazaña. Al secuenciar el ADN del tardígrado, han descubierto la existencia de una proteína muy especial.

Según Takuma Hashimoto y sus colegas de la Universidad de Kyoto, esta proteína es específica del tardígrado y protege su ADN de los daños de la radiación. Por eso los científicos lo han llamado "Dsup" por "damage suppressor” (supresor de daños).

Una proteína transferida a las células humanas

"Nos sorprendió mucho", explicó Takuma Hashimoto, biólogo y autor principal del estudio publicado en la revista Nature Communications. Para su investigación, el equipo se centró en una especie particular de tardígrado, la Ramazzottius varieornatus, considerada una de las más resistentes de todas. Pero no se detuvieron ahí.

Para estudiar su genoma, insertaron parte de él en células humanas y luego lo expusieron a la radiación y otras sustancias. Así es como descubrieron el origen de la resistencia del animal, la proteína Dsup. Según los resultados obtenidos, esta adición de ADN habría reducido el daño relacionado con la radiación en las células en un 40 %.

"Es sorprendente que un solo gen sea suficiente para mejorar la tolerancia a la radiación de las células humanas en cultivo", comentó Takuma Hashimoto para AFP. Pero la proteína también protegería a las células de la desecación, en otras palabras, de la deshidratación extrema. Un proceso que afecta al ADN de la misma manera que la radiación.

¿Un futuro escudo para el ADN humano?

"Se cree que la tolerancia a los rayos X es el resultado de la adaptación del animal a una deshidratación severa", comentó para Nature, Takekazu Kunieda, biólogo molecular y miembro del equipo de investigación. Por lo tanto, la posibilidad de que las facultades del tardígrado puedan ser transferidas a las células humanas es de interés para los especialistas.

"Creemos que la proteína podría funcionar como un escudo físico y proteger el ADN humano de los ataques", señaló Takuma Hashimoto. Esta posibilidad es tanto más crucial cuanto que la protección y la reparación del ADN desempeñan un papelfundamental para las células y en la aparición de ciertas enfermedades como el cáncer.

Este descubrimiento podría algún día abrir una vía para mejorar la resistencia de las células humanas e incluso "cambiar la forma en que preservamos los materiales biológicos", según Takekazu Kunieda. Sin embargo, el tardígrado está aún lejos de haber revelado todos los secretos de su increíble resistencia, como lo confirma otro experto en osos de agua.

Según Ingemar Jönsson, científico de la Universidad de Kristianstad, en Suecia, "apenas estamos empezando a explorar el tesoro genético que representa el genoma del tardígrado”.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración