Conoce todos los secretos sobre el oso pardo, su hábitat y su forma de vida

Conoce todos los secretos sobre el oso pardo, su hábitat y su forma de vida

Te invitamos a conocer al oso pardo ibérico, dónde vive y cuáles son las principales características de esta especie en peligro de extinción.

Cómo es el oso pardo

El oso pardo ibérico es un tipo de oso pardo europeo que vive en el norte de España. Este tipo de oso vive desde la Península Ibérica hasta la zona de Escandinavia y de Rusia.

Un oso pardo se caracteriza por tener un pelaje espeso y tupido, una cola pequeña y una cabeza bastante grande con dos pequeñas orejas. En España, es el animal terrestre más grande que existe. El tamaño del oso pardo puede variar, pero lo normal es que su longitud desde las patas hasta la cabeza alcance los dos metros.

Los oso pardos poseen un pelaje de con diferentes tonalidades, pero siempre variando en tonos marrones, cremas pálidos y pardos oscuros casi negros. Sus ojos son muy llamativos ya que son negros muy intensos, lo que hace contrastar con el pardo del pelaje.

Es un animal que puede ponerse de pie y andar sobre las plantas de sus patas. Es lo que se denomina un animal plantígrado y pertenece a una de las pocas especies animales que pueden hacer esta acción, aunque solo lo hacen si van a realizar alguna lucha con otro macho o cuando se sienten amenazados. Por ello, suele desplazarse a cuatro patas.

Cuál es el hábitat del oso pardo ibérico

El oso pardo ibérico vive en dos zonas en el norte de España. Por un lado, podemos encontrar una población de osos pardos en Asturias y en Cantabria, en la parte del macizo asturiano y de la zona cántabra de la Cordillera Cantábrica. La otra zona en donde habita este animal son los Pirineos, con pequeñas poblaciones. Hay que decir que la mayor concentración de osos pardos ibéricos se encuentra en Asturias, con alrededor de 60 especies. Así, una de las mejores zonas para poder ver osos pardos es la famosa Senda del Oso.

Estos animales pueblan los grandes bosques caducifolios, dónde abundan los frutos. Antiguamente, habitaban todas las sierres y montes de España, pero la acción del hombre y la tala de los bosques los han concentrado en estas zonas.

Viven a una altura de entre 1100 y 1400 metros, aunque si el lugar es favorable, pueden llegar a bajar hasta los 500 metros. Suelen ascender a los 200 metros hasta los prados y pastizales para buscar comida.

Cuál es la alimentación del oso pardo

A pesar de que tengan garras enormes y un cuerpo grande e imponente, los osos pardos no son carnívoros. Su alimentación se basa en prácticamente todo tipo de frutos y vegetales. Sus incisivos les sirven para poder cortar las plantas mientras que los molares ayudan a pastar los frutos y las hojas que come. Aun así, tiene una mandíbula muy fuerte que podría despedazar a presas tan grandes como un ciervo.

La dieta de los osos pardos se basa en lo siguiente:

-          Un 85% de la alimentación es materia vegetal, como castañas, bellotas, avellanas, bayas, brotes o tubérculos.

-          El resto de la dieta se completa con carroña, miel, huevos e insectos, y a veces con pequeñas aves.

Cómo vive un oso pardo

La vida del oso pardo se basa prácticamente en buscar alimento y cuando existen pocas posibilidades de alimentarse, realizan la hibernación durante los meses de invierno, donde puede perder hasta un 40 % de su peso normal (160 kg aproximadamente).

Son bastantes difíciles de ver, aunque a veces se acercan a alguna aldea donde exista panales de abejas y prados con plantas de bayas.

Duermen normalmente en unos pequeños hoyos que ellos excavan y durante el letargo del invierno duermen en cuevas bien abrigadas, en brezales o en el interior de viejos robles que están huecos.

Son animales solitarios y solo se juntan para reproducirse. Durante el celo, los machos intentan competir por la hembra aunque antes marcarán su territorio. Cuando se forma la pareja, ambos pasan un tiempo juntos como dos enamorados.

La hembra se queda embarazada a finales de noviembre y dará a luz en enero o febrero, durante la hibernación de la mamá. Habrá de pasar tres meses para que las crías dejen de depender de la leche de su madre y entre 18 y 22 para independizarse.

Los peligros que corre el oso pardo en España

Este animal se encuentra en peligro de extinción, debido a la destrucción de su hábitat principalmente.

El oso pardo está protegido desde mitad del siglo XX y está prohibido cazarlos. Debido a que su espacio es muy reducido, esto provoca enfrentamientos entre el hombre y el oso, así como entre animales de la misma especie, lo que dificulta la reproducción del animal.

No solo la deforestación afecta al oso pardo, sino también la creación de barreras artificiales que dificultan el desplazamiento de las poblaciones y las aísla.

Además, el turismo verde también perjudica a estos animales, ya que son especies que no suelen entrar en contacto con el hombre (aunque no es el caso de una pareja rusa que salvó a un oso), y un turismo masivo puede traer problemas de contaminación y de incendios.

Gracias a las comunidades de Asturias, Cantabria, Castilla y León y Galicia, se han creado espacios protegidos y planes de recuperación de la especie, conservando el hábitat natural y realizando programas de sensibilización a la población.

Algunas curiosidades del oso pardo

Algunas de las cosas más curiosas de un oso pardo son:

-          El oso pardo no es muy veloz, puede llegar a alcanzar los 55 km/h pero no suelen correr a menos que sea necesario.

-          Si te encuentras con un oso, deberás retroceder lentamente, por lo que no se aconseja correr. Los osos pardos no son agresivos, sino que se defienden, por lo que si no se siente atacado, no ocurrirá nada. Un consejo: si te ataca, túmbate en el suelo y hazte el muerto.

-          Aunque sea muy pesados, son bastante ágiles, sobre todo para buscar comida.

-          Tienen muy desarrollado el olfato y pueden oler alimentos a varios kilómetros de distancia.

-          Saben nadar perfectamente.

Cuidemos a esta preciosa especie que no hace daño a nadie. Por cierto, si sueñas con un oso significa que eres una persona calmada y protectora pero que en situaciones de conflictos no puedes controlar tu ira.

• Javier de la Rosa