A esta aterradora araña le encanta vivir bajo la cama
A esta aterradora araña le encanta vivir bajo la cama
A esta aterradora araña le encanta vivir bajo la cama
Leer más

A esta aterradora araña le encanta vivir bajo la cama

Se añade a la lista de más de 48 000 especies conocidas en el catálogo mundial de arañas. La araña Loxosceles tenochtitlan fue descubierta en 2019 en México. Y no hay nada tranquilizador en ello.

La noticia podría causar un escalofrío de horror entre los aracnofóbicos... ¡e incluso otros! En el estado de Tlaxcala, en México, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrió recientemente una araña venenosa. Descrita en un comunicado de prensa publicado a principios de diciembre de 2019, se cree que pertenece a la familia de los Loxosceles, una especie de arácnido viviente solitario cuyo poderoso veneno es capaz de pudrir la carne humana.

La pequeña bestia ha sido apodada Loxosceles tenochtitlan, en honor a la antigua capital del Imperio Azteca México-Tenochtitlan. Confundida durante mucho tiempo con una especie afín, Loxosceles misteca, fue finalmente identificada como distinta por los estudios de biología molecular. Así, sería la primera especie de araña nativa del Valle de México.

Un veneno carnívoro

Las arañas Loxosceles tienen una mala reputación, especialmente por su veneno destructor de tejidos. Sin embargo, en general no son agresivas: solo pican en defensa propia. La picadura es dolorosa, pero puede causar hasta 40 centímetros de lesiones necróticas en la piel. De hecho, el veneno es transportado por la corriente sanguínea, destruyendo los glóbulos rojos a su paso.

La herida no es mortal, aunque sigue siendo extremadamente desagradable y tarda varios meses en curarse. Una de cada tres picaduras deja una cicatriz permanente. También puede causar fiebre, fatiga severa, dolor en las articulaciones y náuseas. Hay poco tratamiento disponible, excepto la prescripción de antibióticos para prevenir la infección secundaria.

Un escondite en el hogar

Según el profesor Alejandro Valdez-Mondragón, director del estudio, las Loxosceles tenochtitlanson tímidas y suelen esconderse en lugares donde hay muchos objetos almacenados -como almacenes- o basura. Pero también les gusta esconderse en las paredes, debajo de las camas, armarios y otros muebles, sábanas o ropa.

"Les proporcionamos la temperatura, la humedad y el alimento para que se establezcan en nuestras casas, lo que nos expone al riesgo de tener un accidente, aunque también cumplen una importante función ecológica cuando se alimentan de insectos", explica. Dice que la mejor manera de evitar que se instalen en tu casa es mantenerla limpia y ordenada.

Y mientras que México es el hogar de 40 de las 140 especies conocidas de Loxosceles, las Loxosceles se encuentran en todo el mundo. En Europa, por ejemplo, encontramos a la prima de la Loxosceles tenochtitlan, la Loxosceles rufescens, también conocida como la "araña violinista", en Europa. En 2017, una clínica de Perpignan tuvo cuatro casos de necrosis.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración