Angioplastia: coronaria, con balón, con stent, definición
Angioplastia: coronaria, con balón, con stent, definición

Angioplastia: coronaria, con balón, con stent, definición

La angioplastia es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo dilatar una arteria coronaria tras una obstrucción. Permite restaurar el flujo sanguíneo al corazón.

Definición de angioplastia: ¿qué es?

La angioplastia es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo dilatar una arteria coronaria. Por tanto, la intención final es restaurar el flujo sanguíneo tras la obstrucción arterial. Se practica en el caso de estrechamiento de un vaso sanguíneo o de estenosis coronaria.

Con el paso del tiempo, los depósitos de grasa se pueden acumular en las paredes arteriales. Estas placas, denominadas ateroma, son un cúmulo de colesterol, tejido fibroso y células inflamatorias que obstruyen gradualmente la luz vascular y reducen el flujo de sangre.

Si una arteria coronaria se ve afectada por este fenómeno, el flujo sanguíneo hacia el corazón se verá interrumpido y los aportes de oxígeno no serán suficientes. Esto puede provocar angina de pecho o, en caso de obstrucción total, infarto de miocardio.

Angioplastia: procedimiento

La angioplastia consiste en la inserción de un balón (o globo) desinflado mediante una sonda en la arteria obstruida. Para ello, y bajo anestesia local, se realiza una pequeña incisión en el muslo para introducir por la arteria femoral el catéter. Una vez en el lugar de la obstrucción, se infla el balón utilizando una jeringa equipada con un manómetro con el fin de comprimir la placa ateroma contra la pared. Con esta técnica, se amplía el diámetro de la arteria coronaria. Una vez ampliado el diámetro, el balón se desinfla para restaurar el flujo sanguíneo.

Para evitar que se vuelva a formar otra placa, normalmente se coloca un stent (prótesis metálica en forma de tubo) alrededor de la sonda. Una vez que el globo se ha inflado, el stent se expande y se adhiere a la pared de la arteria. Incluso después de la retirada del catéter, el stent permanece en su lugar y, por lo tanto, mantiene la arteria abierta.

La duración de la angioplastia es de entre 45 y 90 minutos aproximadamente. El procedimiento no es doloroso y no requiere una larga recuperación. La duración de la hospitalización varía de 2 a 3 días. Sin embargo, en el caso de la colocación de stents se debe seguir una terapia antiplaquetaria durante varios meses.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración