Angioma: hemangioma, venenoso, hepático, inestable, vertebral, cavernoso

Un angioma es un término genérico que reagrupa varias anomalías vasculares. Existen muchos tipos de angioma según su forma y su origen.

Angioma: hemangioma, venenoso, hepático, inestable, vertebral, cavernoso
©
Angioma: hemangioma, venenoso, hepático, inestable, vertebral, cavernoso

¿Qué es un angioma?

Un angioma corresponde a una anomalía de los vasos sanguíneos o linfáticos. Se trata de un término genérico que reagrupa varias anomalías vasculares.

Los angiomas se manifiestan por la aparición de manchas rojas características en la piel. Se estima que el angioma aparece aproximadamente en un bebé o niño de cada diez, concretamente en el género femenino. Aunque muy a menudo son benignos, se tienen que tratar tan pronto como se produzcan complicaciones.

Los diferentes tipos de angioma

Se distinguen muchos tipos de angiomas divididos en dos grupos principales según su origen: los hemangiomas y las malformaciones vasculares. Los hemangiomas son tumores benignos que aparecen muy a menudo en el nacimiento, que evolucionan hasta 6 o 12 meses y que después disminuyen de manera natural con la edad. Es lo que se llama comúnmente hemangioma en fresa.

Sin embargo, las malformaciones vasculares son anomalías que no desaparecen con el tiempo. Entre éstas encontramos el angioma plano, más comúnmente llamado «mancha de vino» o «marca de nacimiento». Se trata de una mancha roja y sin relieve, por lo general presente desde el nacimiento y que continúa toda la vida sin evolucionar.

En algunos casos, el angioma puede estar asociado a anomalías más graves. Éste es el caso, por ejemplo, del síndrome de Sruge-Weger, que es un angioma acompañado de problemas neurológicos como la epilepsia o las convulsiones.

Cuando las malformaciones se forman en los vasos linfáticos, entonces se habla de linfagioma.

Angioma estelar

El angioma estelar es una pequeña lesión vascular en forma de estrella presente, por lo general, en el rostro o en las manos. Muy a menudo aparece en las personas que padecen insuficiencia hepática, como una cirrosis o durante un embarazo.

Angioma cavernoso

El angioma cavernoso o carcinoma cerebral es una malformación situada en el cerebro o en médula espinal. Rara vez se diagnostica, a menos que provoque hemorragias cerebrales o crisis de convulsiones.

Angioma venoso

El angioma venoso suele persistir en la edad adulta a causa de un drenaje embrionario. Suelen ser asintomáticos y benignos la mayoría de las veces, pero no siempre.

Angioma vertebral

El angioma vertebral es un angioma óseo que afecta a las vértebras, normalmente asintomático. Se da en la columna vertebral.

Angioma hepático

El angioma hepático es más común en las personas de entre 30 a 60 años. Las mujeres suelen tener más afecciones que los hombres, con tumores más grandes. También puede darse en bebés. El angioma hepático aparece en el hígado.

El tratamiento del angioma

Muy a menudo, los angiomas son benignos y no necesitan tratamiento. Sin embargo, pueden crear una molestia, ya sea estética o funcional (en el movimiento). En estos casos es posible quitarlos.

Hay disponibles dos técnicas dependiendo del tamaño y del lugar del angioma. Utilizar unláser permite blanquear la piel y hacer desaparecer las manchas. Esto también permite coagular los vasos anormales donde se sitúa el angioma. Del mismo modo, unaintervención quirúrgica permite retirar completamente la mancha de la piel.