Agorafobia: síntomas, tratamento, causas y definición
Agorafobia: síntomas, tratamento, causas y definición

Agorafobia: síntomas, tratamento, causas y definición

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

La agorafobia es un miedo incontrolado a los lugares públicos. Se manifiesta por crisis de pánico como resultado de un sentimiento incontrolado de inseguridad. ¿Cuáles son sus síntomas? Y, ¿cuál es su tratamiento?

Definición: ¿qué es la agorafobia?

La agorafobia la causa el miedo a los lugares públicos y, por extensión, al miedo a la multitud. Su nombre viene de la Antigua Grecia: el ágora era la plaza pública, mientras que fobia designa el miedo. Este miedo se manifiesta por un sentimiento de inseguridad y la sensación de no poder ser rescatado con facilidad en caso de dificultades.

Aproximadamente el 2% de la población está afectada con la agorafobia. La edad media de la primera crisis se sitúa alrededor de los 27 años. Las mujeres se ven más afectadas que los hombres.

Síntomas de la agorafobia

La agorafobia se manifiesta por síntomas tales como una crisis de pánico en el momento de una situación angustiosa. Esto se traduce por una aceleración del ritmo cardíaco, dificultad para respirar (falta de aire, sensación de estrangulamiento), temblores, escalofríos, náuseas, vértigos, una fuerte transpiración… Las crisis se repiten ante cada acontecimiento que conlleve estrés.

Por lo tanto, la persona con agorafobia hará todo lo posible para evitar estas situaciones, lo que puede provocar aislamiento a largo plazo y miedo a salir de casa, excepto si se está acompañado. Innumerables circunstancias pueden ser responsables de una crisis de pánico, como atravesar un puente, coger el transporte público, ir al cine, hacer cola o estar en un lugar cerrado, como un ascensor o un parking subterráneo.

Causas de la agorafobia

La aparición de la agorafobia la causa un acontecimiento trágico o de un traumatismo psíquico (divorcio, duelo, accidente) que será el desencadenante de ataques de pánico. También existiría un factor hereditario. De hecho, tener un padre que padezca agorafobia aumentaría los riesgos de sufrirla un día.

Tratamiento de la agorafobia

El tratamiento más indicado en caso de agorafobia es recurrir a las psicoterapias cognitivo-comportamentales. La terapia de exposición es una terapia comportamental que consiste en enfrentarse a los miedos exponiéndose a situaciones angustiosas responsables de las crisis de pánico. Esto permite una adaptación y una insensibilización progresiva.

Otro enfoque es el de comprender por qué la agorafobia ha aparecido en lugar de querer tratar de olvidarla. Esto permite retomar la confianza en uno mismo, etapa indispensable para poder salir de la enfermedad. Se pueden llevar a cado otras terapias, como la respiración diafragmática (dominar el miedo por medio de la respiración). Para que el tratamiento pueda funcionar es necesario que la persona que padece agorafobia tenga una confianza total hacia su terapeuta. A veces se recomiendan los medicamentos para luchar contra las crisis de ansiedad.

Test de agorafobia

Existe un test para diagnosticar la agorafobia. Consiste en responder a una serie de preguntas relacionadas con situaciones cotidianas a las que un agorafóbico podría llegar a enfrentarse. Dependiendo de las respuestas, se puede concluir si se tiene agorafobia o no.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración