Agar.io: cómo reconstruir tu bola y otros consejos para  ser invencible

Agar.io: cómo reconstruir tu bola y otros consejos para ser invencible

Reconstruir tu bola, separar y dividir tu célula, utilizar las paredes... Te ofrecemos varios consejos y trucos para que te conviertas en el mejor jugador de Agar.io

El juego Agar.io es bastante sencillo aunque no aburre nada, por lo que se ha convertido en un juego muy adictivo. El objetivo es simple: tienes una bola que deberás hacerla crecer comiendo a bolas más pequeñas y sobrevivir a las bolas más grandes. Existen varias técnicas que podrás utilizar, como separar tu bola o lanzar bolitas. Veamos algunas de ellas.

Cómo funciona Agar.io

Para poder sobrevivir en Agar.io, tendrás que atrapar las bolas más pequeñas que tu del tablero. Para poder comer bolas, tendrás que ser un 25% más grande que las células.

Leer más
Candy Crush Saga: la solución para pasar el nivel 136 en vídeo

Existen 3 controles básicos que deberás dominar:

-Mover la célula. Para ello tendrás que mover el ratón hacia donde quieras enviar la bola. Si juegas en un teléfono móvil, con pulsar la pantalla allá donde quieras ir, tu célula se desplazará.

-Separar y dividir tu célula. Para separar tu bola en Agar.io solo tienes que hacer clic en la barra espaciadora de tu teclado o en el botón % si juegas en un móvil. ¿Para qué sirve esto? Si ves que hay células pero tu desplazamiento es lento, al dividir tu masa podrás enviar la mitad de ella a gran velocidad allá donde hagas clic. Así podrás comerte a una o varias células de golpe y rápidamente. Analiza bien si la mitad de tu masa es mayor que las células que quieres comerte.

-Regalar masa. Se activa utilizando la tecla W o en el botón de mira en móviles. Esta función sirve para varias cosas. Primero, si tienes amigos podrás mandarle masa y crear así un lazo que te permita tener masa cuando necesites. También puedes lanzar bolitas a los virus verdes con pinchos. Esto permite mandarles masa para que exploten en la dirección contraria a la que has enviado bolitas. Por último, puedes lanzar bolitas a otra persona y hacer que aumente su tamaño para que termine comiéndose un virus.

Algunos consejos para el juego Agar.io

Aunque el juego parezca fácil, tendrás que tener en cuenta una serie de aspectos importantes para que seas el mejor jugador.

A lo largo del tiempo, tu célula va perdiendo masa, por lo que es importante ir comiendo bolas de vez en cuando. Cuanto más grande sea tu célula, más masa perderás, así que intenta comer más y más células para no perder masa.

El número máximo en que puedes dividir tu células en 16 y el tamaño máximo es de 22500. Por cierto, para unir a tus células, simplemente tendrás que esperar 30 segundos.

El juego te permite poder jugar con tus amigos, incluso desde un mismo servidor. Así que ponte manos a la obra y empieza a regalar masa para crear un equipo impresionante y comerte todas las células que puedas.

Otros controles a tener en cuenta

-Coloca el cursor en el centro. Al final, tus células van a terminar por unirse pero un pequeño truco puede ayudar a reducir el tiempo que tarden. Colocar el cursor del ratón en el centro de tus células va a acelerar el proceso de unificación.  

-Unificar varias células. Este truco es muy similar al anterior pero requiere que haya más de dos células. Colocando el cursor del ratón justo en el centro debes asegurar que todas las células se unifiquen de una sola vez. Imagina que te has dividido en tres células, en vez de ver dos células unirse de las tres que hay, puedes unir las tres de una sola vez. De esta manera serás menos vulnerable. 

-Utilizar las paredes. La estrategia Pong es una técnica avanzada de Agar.io. Hay que colocarse en el borde de la pantalla de juego y pegar tus células contra una pared. Con la tecla Z, lanza masa contra la pared para que rebote. De esta forma, vas a alimentar a tu propia célula pero ¡cuidado con los enemigos que rueden hasta donde tú estás, ya que puedes alimentarlos sin querer! 

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse