Seeing red, la polémica campaña contra la pobreza menstrual que desatará tu ira

Esta campaña de marketing para concienciar sobre la denominada ‘pobreza menstrual’ ha generado un fuerte debate en Reino Unido. ¿Acierto o linchamiento?

Seeing red, la polémica campaña contra la pobreza menstrual que desatará tu ira
Leer más
Leer más

Hey Girls, la iniciativa británica feminista que se dedica a visibilizar lo que se ha denominado 'pobreza menstrual', ha vuelto a generar polémica con su última campaña de concienciación. El storytelling, el ambiente y las imágenes han causado un gran impacto en Reino Unido, convirtiéndola en viral.

La idea detrás del vídeo pasa por evidenciar las situaciones del día a día a las que se enfrentan las mujeres que no tienen recursos o acceso al coste de los productos de higiene íntima.

Con total naturalidad y crudeza, los distintos frames muestran ejemplos reales de mujeres y sus periodos, sin tapujos ni tabúes. Según la iniciativa Hey Girls, en Reino Unido, una de cada diez mujeres apenas pueden conseguir productos como las compresas o tampones para mantener la higiene personal en los días de menstruación.

Un debate que aquí en España también está calando hondo tras el impulso que ha dado el Ministerio de Igualdad por visibilizar todo lo que rodea a la mujer.

SeeingRed, más que un viral sobre la menstruación

Para conseguir su objetivo de llamar la atención sobre el problema que puede suponer a una mujer sin recursos la menstruación, la campaña SeeingRed apela a las emociones. Según relata la firma creativa detrás del vídeo, adam&eveDDB, para construirlo han contado con el asesoramiento de un psicólogo especializado en las emociones.

Cada fotograma, explica el director creativo, está pensado para generar ira, ira por ser un elemento desagradable. Para conseguirlo, utiliza todo tipo de figuras retóricas, como el señalamiento a la mujer que está menstruando, o la visión de la maternidad. Incluso cuenta con un representante transgénero.

Todos los rostros que aparecen se alejan de la publicidad tradicional de los productos de higiene íntima: nadie sonríe, nadie comparte. Todo es oscuro y prohibido.

¿Crees que este tipo de campañas son efectivas? ¿Necesarias?