¿Quiénes son más propensos a contraer el COVID después de ser vacunados?

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) británica ha recopilado los datos sobre quién tiene más probabilidades de contagiarse del coronavirus después de vacunarse.

¿Quiénes son más propensos a contraer el COVID después de ser vacunados?
Leer más
Leer más

La Oficina de Estadísticas Nacionales de UK (ONS) ha revelado los datos sobre quiénes son más propensos a sufrir una infección por coronavirus tras ser vacunados, siendo los jóvenes, los trabajadores sanitarios y las personas no blancas los más propensos a contraer el virus.

La infección por coronavirus después de la vacunación es poco frecuente, pero sigue siendo totalmente posible. Ninguna vacuna contra el coronavirus es 100 % efectiva, lo que significa que se esperan algunos casos posvacunación. Las personas que reciben una sola dosis de la vacuna también pueden infectarse con el coronavirus, ya que la eficacia de un solo pinchazo de Moderna es de solo el 69,5 % y la de Pfizer del 52,4 %.

Además, las vacunas tardan aproximadamente dos semanas en hacer efecto, lo que significa que las personas deben permanecer atentas hasta que pase ese tiempo. Las probabilidades de infectarse con COVID-19 disminuyen drásticamente después de los 21 días.

Los datos de la ONS revelaron que solo el 0,5 % de las personas que recibieron una dosis de la vacuna contra el COVID contrajeron el virus, cifra que se redujo al 0,07 % después de dos inyecciones. Además, los pacientes que dieron positivo tras la vacunación tenían menos probabilidades de presentar una carga viral elevada o síntomas graves.

¿Quién tiene más probabilidades de contraer el COVID después de la vacunación?

Al evaluar las cifras, la ONS adoptó una estrategia de "cociente de riesgos" que compara el riesgo de infección por COVID en dos grupos simultáneamente. El grupo que tiene el factor de riesgo más alto es entonces etiquetado como más probable de dar positivo al virus después de la vacunación.

La ONS tuvo en cuenta factores como la edad, el tamaño del hogar, el origen étnico, el sexo y si la persona era o no un trabajador sanitario de cara al paciente.

Edad

La investigación de la ONS descubrió que la edad era el factor decisivo más importante para que una persona diera positivo en las pruebas del coronavirus después de la inoculación. Las cifras de la proporción de riesgo mostraron que las personas de 20 años tenían el doble de probabilidades de infectarse después de la vacunación que los mayores de 80 años.

Tamaño del hogar

El estudio también reveló que cuanto más grande era el hogar, mayor era el riesgo de infección por COVID. Las personas que vivían en una vivienda unifamiliar tenían una razón de riesgo de uno, y la razón aumentaba a 1,49 en los hogares de cinco o más personas.

Origen étnico

Los resultados de la ONS compararon esa razón de riesgo para los receptores de la vacuna de raza blanca frente a los que no son de raza blanca, y los que no son de raza blanca tenían una probabilidad de 1,18 de contraer la infección por coronavirus tras la vacunación. En comparación, los residentes de raza blanca tenían una razón de riesgo de 1.

Género

Los datos no mostraron una diferencia considerable en el riesgo de infección entre hombres y mujeres, con solo una diferencia de 0,03. Los hombres tienen un cociente de riesgo de 1, mientras que las mujeres se sitúan en 0,97.

Personal sanitario

Quizás el segundo factor más importante que contribuye a la probabilidad de infección después de la vacunación es el hecho de que la persona sea o no un trabajador sanitario de cara al paciente. Aquellos que estaban en contacto con los pacientes tenían una proporción de 1,31 en comparación con solo 1 para los trabajadores sanitarios que no estaban en contacto con los pacientes. Esto, por supuesto, es de esperar, ya que aquellos que interactúan regularmente con los pacientes tienen una mayor probabilidad de estar expuestos al virus.

El profesor Kevin McConway, catedrático emérito de Estadística Aplicada de la Open University, explicó que los datos no difieren de las posibilidades de infección de quienes no se han vacunado:

En el análisis de las características de las personas que dieron positivo después de la vacunación, los grupos que tenían más probabilidades de infectarse después de la vacunación corresponden en su mayoría a los grupos que tendrían más probabilidades de infectarse incluso si no estuvieran vacunados: las personas que trabajan en la atención sanitaria de cara al paciente y en residencias de ancianos, los que viven en hogares más grandes, en zonas de mayor privación y en pueblos rurales en lugar de grandes zonas urbanas. Nada de esto es muy sorprendente, creo.