¿Qué ocurre con mis vacaciones si estoy de ERTE?
¿Qué ocurre con mis vacaciones si estoy de ERTE?
Leer más

¿Qué ocurre con mis vacaciones si estoy de ERTE?

Las vacaciones de verano se acercan y este año son muchas dudas las que nos asaltan debido a la crisis del Covid-19 que estamos viviendo. La situación laboral de muchos españoles ha cambiado y ahora todo esto nos lo encontramos prácticamente de nuevas.

La crisis del coronavirus Covid-19 no solamente es una tragedia sanitaria a nivel mundial, pues también se ha convertido en un freno imparable del motor económico.

El confinamiento, la imposibilidad de hacer vida fuera de casa durante estos meses y los cambios en nuestros hábitos de consumo han hecho que muchas empresas hayan sumido a sus trabajadores en un ERTE.

El Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) es una medida tomada por las empresas cuando, por motivos justificados (como económicos, técnicos o de producción entre otros) decide suspender o reducir temporalmente los contratos de sus trabajadores.

En tiempo de pandemia muchas empresas se han acogido a él y es el Estado quien paga esa prestación (total o parcial) de carácter temporal. Sin embargo, ¿sabes qué ocurre con tus vacaciones si te encuentras en uno de ellos?

Menos días de vacaciones

Lo primero que tienes que saber es que tus días de vacaciones se van a ver reducidos. Esto se debe a que, si bien mientras estamos de ERTE no se nos reduce el paro posterior, sí que nos encontramos ante la situación de que no vamos a generar días de vacaciones ni vamos a sumar pagas extra.

Eso sí, las personas que solo tengan un ERTE parcial de su jornada (por ejemplo de algunas horas o días a la semana), sí que generarán días de vacaciones proporcionales a su jornada de trabajo bajo estas circunstancias.

Las vacaciones de verano

Si los días de vacaciones los habías solicitado con anterioridad y ya están fijadas por la organización de la empresa, no hay nada que obligue a tu empleador a cambiártelas.

Sin embargo, si estas vacaciones aún no están fijadas ni firmadas, la empresa no puede obligarnos a cogerlas cuando estime oportuno, según informan desde informativos Telecinco. Las vacaciones han de fijarse por acuerdo entre ambas partes (empresa y trabajador) y deberían conocerse con dos meses de antelación.

No obstante, si hay un conflicto de intereses siempre puedes recurrir a hablar con el departamento encargado de tu empresa y llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración