Las consecuencias medioambientales que trae la lava del volcán de la Palma al llegar al mar: los gases tóxicos

La erupción del volcán de la Palma además de los daños materiales importantes que está causando, también hay que sumarle las consecuencias de este impacto en el ecosistema.

Las consecuencias medioambientales que trae la lava del volcán de la Palma al llegar al mar: los gases tóxicos
Leer más
Leer más

La lava del volcán de La Palma, en las Islas Canarias, ha continuado avanzando y ha llegado a la costa, provocando así la evacuación de miles de personas dejando también con situación que se teme como potencialmente peligrosa debido al gas tóxico que se crea.

Un gran impacto para el ecosistema de la zona, como advierten los expertos.

Tras diez días después de la erupción de este volcán, este material magmático llegó finalmente al mar el martes por la noche, lo que hizo que esta mezcla entre la lava con una temperatura de más 1.000 grados centígrados, y el agua del mar, que ronda los 20-25 grados centígrados, produciendo así gases tóxicos y partículas nocivas que podría provocar, lo que lo convierte en algo potencialmente muy peligroso.

Máxima seguridad

Por ello, el gobierno regional del archipiélago había decretado un "radio de exclusión de 2 millas náuticas" alrededor de la zona donde se esperaba que llegara la lava.

El lunes, los residentes de varios barrios de Tazacorte, un pueblo cercano a la costa, fueron llamados a confinarse en sus casas debido al temor de que se desprendieran gases tóxicos a medida que la lava fluía hacia el océano.

Y que este aumento de la presencia de gases tóxicos puede verse empeorado por la acción del viento, pues el humo podría desplazarse a otros sectores alejados de la colada de lava.

Confinadas nueva zonas de La Palma

getty

Se ha declarado el estado de catástrofe natural en la isla de 85.000 habitantes, donde las coladas de lava han destruido un total de 589 edificios -no todos ellos viviendas- y han cubierto 258 hectáreas de terreno, según el sistema europeo de medición geoespacial Copernicus.

No hubo muertos ni heridos en la erupción, pero más de 6.000 personas fueron evacuadas de sus hogares. Y que según vayan yendo las cosas, se ha ordenado el confinamiento de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa.

El Pevolca (Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias) asegura que es obligatorio que la población siga las instrucciones e indicaciones y que permanezcan en sus domicilios con puertas y ventanas cerradas hasta que se vaya evaluando la situación. Siempre manteniéndose informado/a por canales oficiales y medios de comunicación.

Contaminación de aguas, incendios...

Los expertos ya aseguraron que cuando la lava llegase a la costa, habría consecuencias graves, debido a la contaminación de las aguas subterráneas de los territorios afectados, como ha señalado el Instituto Geográfico Nacional, entidad que explica que los gases emanados del volcán convierten en inservibles las reservas de agua potable, por lo que no pueden ser utilizadas para su consumo.

Además de sumarle los incendios forestales que se forman por los piroclastos, que son fragmentos sólidos de material volcánico que resultan muy peligrosos para el medioambiente.

También los muchos de animales que se quedarán sin su hábitat habitual, además de verse afectada la ganadería en su totalidad.

«La inhalación o el contacto con gases ácidos y líquidos puede irritar la piel, los ojos y el aparato respiratorio y causar dificultades al respirar», advirtió el Involcan.
getty

Surgirá "un paisaje nuevo"

Esta catástrofe hará que el paisaje que había antes quede solo en la memoria, ahora supondrá cambios relevantes en las zonas afectadas debida a la erupción.

“un paisaje nuevo” que tendrá “una importancia geológica enorme” y que deberá ser protegido “igual que en Lanzarote se ha protegido el entorno del Timanfaya".