Boris Johnson la lía con la nueva campaña de promoción de alimentos británicos

El Premier británico ha sacado de su chistera populista una nueva versión de sí mismo: comer producto local para incentivar la demanda en un momento de carestía en los suministros (no de alimentos, ojo).

Boris Johnson la lía con la nueva campaña de promoción de alimentos británicos
Leer más
Leer más

Si en España tenemos el Plan de Resilencia de Sánchez con presentaciones a lo Apple, en Gran Bretaña han aprendido del estilo trumpiano para promocionar su proyecto: Build Back Better.

Con la idea en mente se ha propuesto viajar por todo el Reino Unido para incentivar la producción británica y no depender de las importaciones. En un momento en el que la carencia de transportistas deja al país en una situación muy comprometida.

Otra de las patas de ese gran plan es tirar de la personalidad de Boris Johnson y grabar una serie de vídeos sin demasiada edición.

Comenzó el 3 de octubre y ha conseguido convertirse en viral, por lo que parte del objetivo está cumplido. ¿Qué productos incentiva?

En primer lugar, la cerveza, de la que se sabe que es buen aficionado.

En lo que parece una habitación de hotel, Johnson brinda a cámara mientras da un trago pequeño.

Las reacciones al vídeo no se han hecho esperar, criticando la política económica del Gobierno británico.

El siguiente vídeo tiene como protagonista los típicos Fish and Chips ingleses. Con un gesto de mmm qué rico, vuelve a recitar el claim mientras se lleva una patata a la boca.

Sus críticos no han dejado detalle al azar: que si el precio del plato, que si el Gobierno, que si la forma de comerlo. Al menos ha conseguido visualizaciones y viralidad.

El más reciente es de esta semana, y aparece Boris Johnson en una mesa como de desayuno, con los periódicos y la taza (¿vacía?), mientras él unta una tostada con mantequilla (que por si no lo habías notado en el color, el recipiente lo indica claramente).

Los británicos se muestran entre enfadados, divertidos y expectantes por ver cuál será el siguiente producto británico que catará en directo (grabado).