Afganistán: Artemis Akbary, activista de la comunidad LGTBIQ+ cuenta el terror de los talibanes

Desde que los talibanes llegaron al poder, Afganistán se encuentra en una situación catastrófica. El terror reina para muchos, incluidos los miembros de la comunidad LGBTQIA+.

Afganistán: Artemis Akbary, activista de la comunidad LGTBIQ+ cuenta el terror de los talibanes
Leer más
Leer más

Un mes después de que los talibanes tomaran el poder, Afganistán es un país que suscita gran preocupación. En pocas semanas, los combatientes han vuelto a introducir la aplicación de la sharia, la versión más rigurosa de la ley islámica.

Una disposición que ya no deja libertad a las mujeres, por lo que viven un verdadero infierno... Pero mientras la situación de las mujeres afganas ha sido destacada por muchos medios de comunicación, la comunidad LGBTQIA+ no ha recibido la misma cobertura.

Sin embargo, los riesgos a los que se enfrentan son igualmente escalofriantes. Para dar fe de ello, Artemis Akbary, un activista afgano refugiado en Turquía, ha dado su opinión sobre lo que está ocurriendo.

La comunidad LGBTQIA+ frente a los talibanes

Mucho antes del regreso de los talibanes, la situación de las personas LGBTQIA+ era problemática en el país, como explica Artemis, la homosexualidad ya se consideraba un delito y se castigaba con la cárcel. Pero ahora es simplemente la muerte la que espera a los que son arrestados.

En una entrevista con Bild, un juez talibán, Gul Rahim, explicó que las sentencias para estos individuos serían la lapidación o la muerte por la caída de un muro de 3 metros sobre ellos. Para Artemis, esto demuestra que los talibanes no han cambiado su ideología desde que estuvieron en el poder de 1996 a 2001.

El activista también cuenta cómo las masacres de la comunidad LGBTQIA+ ya han comenzado con emboscadas organizadas por los combatientes.

LGBTQIA+ getty

La estrategia de los talibanes

Según Artemis, los talibanes utilizan las redes sociales para identificar a las personas LGBTQIA+, crean cuentas falsas y se hacen pasar por miembros de la comunidad para acercarse a aquellos de los que sospechan.

Cuando no consiguen información por esta vía, envían miles de mensajes amenazantes. Artemis, también activista, ha recibido cientos de ellas.

La comunidad LGBTQIA+ abandonada

Mientras la violencia continúa, Artemis explica cómo siente que la comunidad LGBTQIA+ ha sido abandonada por el resto del mundo. Por ejemplo, lamenta que se hayan dado muchas ayudas a periodistas, mujeres y artistas para huir del país, pero no a ellos, ya que también hay que ofrecerles una solución segura.

Por eso cree que la mejor manera de apoyar a la comunidad LGBTQIA+ en Afganistán es compartir sus historias y presionar a los gobiernos mediante peticiones, son acciones que pueden parecer muy pequeñas, pero que son una verdadera esperanza para los afganos.