Rinofaringitis: qué es, síntomas, tratamiento, qué hacer y cómo curarla

Rinofaringitis: qué es, síntomas, tratamiento, qué hacer y cómo curarla

Síntomas, causas y tratamiento de la rinofaringitis aguda. La rinofaringitis es una infección viral de las vías respiratorias. Muy contagiosa, se trata de la primera causa de consulta médica para los bebés y los niños pequeños. Sin embargo, es benigna y se trata con mucha facilidad.

Definición de rinofaringitis aguda: contagiosa en bebés 

La rinofaringitis aguda es por definición una infección bacteriana de las vías respiratorias, en la faringe y en las cavidades nasales. Muy a menudo la rinofaringitis es de origen viral, provocada por una infección ORL, como una bronquitis, una traqueítis o una faringitis.

Leer más
Un gato salvaje es grabado cazando monos por primera vez

Por lo general es benigna pero es muy contagiosa. La rinofaringitis es muy frecuente en los niños pequeños, especialmente en bebés, a partir de los seis meses. De hecho, su sistema inmunitario todavía no es maduro y se defiende con menos eficacia.

En caso de contaminación, la mucosa de la nariz se hincha y produce grandes cantidades de secreciones líquidas, lo que puede taponar la nariz. Se contabiliza que hay más de 200 virus que pueden ser la causa de la rinofaringitis.

La rinofaringitis y sus síntomas

La rinofaringitis tiene síntomas similares a los del resfriado. El dolor de garganta es el primero en aparecer, seguido muy a menudo de una fiebre moderada (por debajo de los 39 ºC). A continuación aparece una secreción nasal, una tos ligera y dolores de cabeza. En los casos raros, también se pueden observar náuseas y vómitos.

Por lo general, los síntomas persisten entre 7 y 10 días antes de desaparecer. Por lo tanto, no es obligatorio consultar a un médico. Sin embargo, en ausencia de tratamiento, algunos niños pueden desarrollar varias complicaciones bacterianas, como una otitis media, una laringitis, una sinusitis o una bronquitis.

Cómo tratar la rinofaringitis

En la mayoría de los casos, la rinofaringitis no requiere tratamiento, ya que se cura por sí misma. Por lo tanto, el tratamiento tiene como objetivo disminuir los síntomas para limitar las molestias. El médico puede prescribir paracetamol para el dolor de garganta, antipiréticos para la fiebre y descongestionantes para aliviar la congestión nasal. Sin embargo, estos últimos están desaconsejados para los niños pequeños y se les recomendará una solución salina.

Los medicamentos para el tratamiento de la rinofaringitis contra el resfriado son controvertidos, ya que no mejoran la curación y también están contraindicados para los niños menores de 15 años. La toma de antibióticos se utiliza únicamente en caso de complicaciones bacterianas y no tiene ninguna utilidad para curar la infección viral.

Se recomienda descansar bien en un lugar tranquilo, no demasiado caliente ni húmedo. Hay que hidratarse bien bebiendo como mínimo dos litros al día. Se aconsejan caldos calientes e infusiones.

La rinofaringitis en bebés y niños

Hay que tener en cuenta que la rinofaringitis no es como cualquier otro resfriado normal y corriente, y afecta mucho a los bebés y los niños a lo largo de su infancia. Convirtiéndose en el primer problema que obliga a acudir a los pediatras. Pueden llegar a tener hasta 6 episodios durante un año, y puede deberse a un proceso del cuerpo para desarrollar el sistema inmunitario.  

Los síntomas de la rinofaringitis en los bebés y los niños son: malestar generalizado, Goteo nasal o constipación, dolor de cabeza, estornudos,goteo nasal o constipación, fiebre alta, estornudos, dificultades para respirar, irritación nasofaríngea y tos. 

Esta puede ser muy molesta en los bebés, ya que les duele al respirar, cuando es así se puede dar algunos preparados caseros con sal o una manzanilla. La fiebre también es un indicativo de que el cuerpo está luchando contra la infección, y aunque esta se va sola sin necesidad de algún medicamento, siempre hay que estar pendientes par que no sea muy alta y evitar así las convulsiones febriles. ¿Pero cuándo se debe acudir al médico con un bebé o un niño?:

-Con menos de tres meses.

-Con fiebre de más de 72 horas.

-Si continúa después de 7 días.

-Con dolor de oído.

-Si hay manchas en la piel.

-Con sangre en orina, nariz, encías o al toser.

-Con dificultades para respirar.

Remedios naturales para el tratamiento de la rinofaringitis

Hay 5 tipos de plantas que pueden ayudar mucho a la hora de tratar una rinofaringitis, sobre todo para aquellas personas que buscan algunos métodos más naturales. La faringe se puede inflamar debido a varios factores: infecciones bacterianas o víricas, fumar, determinados tipos de alergias, el reflujo de los ácidos del estómago durante la digestión, etc. Ahora te proponemos algunas plantas que son bastante eficaces para ayudarte a tratar los casos de rinofaringitis: 

-La Caléndula, científicamente conocida como calendula officinalis, cuenta con la particularidad de que sus flores tienen la capacidad de servir como antiinflamatorios, al mismo tiempo que ayudan a reparar y proteger las mucosas de la garganta. ¿El mejor método para preparar una infusión con ella? Utilizar una cuchara sopera con esta flor en cada recipiente, añadir un poco de miel y un chorrito de limón. Hacer gárgaras con este líquido entre una y tres veces al día tendría que ser más que suficiente. 

-La Drosera, drosera rotundifolia, es admirada por su capacidad antibacteriana al igual que la caléndula. También son expectorantes de la mucosidad, antiinflamatorias, antiespasmódicas y sobre todo, ayudan a suavizar el dolor. Debido a todas estas propiedades, esta planta está recomendada para cuando hay casos de rinofaringitis muy irritativas, que producen dolor y una tos molesta, seca y que parece no terminar nunca. Hay que hacer una decocción de toda la planta y hay que procurar tomarla entre una y 3 veces durante todo el día. 

-La Llantén menor, o plantago lanceolata, también cuenta con propiedades antibacterianas que ayudan a reparar y aliviar la inflamación durante una rinofaringitis. Los expertos la recomiendan sobre todo para ayudar cuando se producen problemas que están ligados con la garganta como los resfriados, gripes o infecciones bacterianas. Hay que prepararlas en decocción o en jarabes.  

-El Malvavisco, conocido también como althaea officinalis, es perfecta como suavizante para la faringe, tiene propiedades antiinflamatorias y ayuda a sacar todas las mucosidades del cuerpo. ¿Cómo utilizarla? Se puede tomar sola o mezclándola con otro tipos de plantas, en decocción, con extractos líquidos o en forma de jarabe que debe tomarse de una a tres veces todos los días.   

-La Regaliz, glycyrrhiza glabra, tiene una particularidad especial en su raíz. Esta parte de la planta ayuda a cicatrizar, reparar, suavizar y a bajar la inflamación de la mucosa. Es sumamente recomendado para todas aquellas personas que tengan algún problema en la garganta, sobre todo cuando hay casos de reflujo digestivo. Para preparar esta planta hay que hacer una decocción de su raíz, es decir, poner una cuchara de la planta por un vaso de agua. Medio vaso hay que usarlo para hacer gárgaras y el resto hay que beberlo. Ojo, no está recomendada para casos en los que haya hipertensión, ni para las madres en periodo de lactancia o durante su embarazo.

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse