síndrome

¿Has oído hablar del "síndrome de la autocervecería"? Se trata de una disfunción que transforma los glúcidos en etanol, es decir, en alcohol. ¿El resultado? La gente que lo padece se emborracha o nota los efectos de la resaca sin haber bebido alcohol. Aunque pensemos que es gracioso, en realidad es algo muy perjudicial para el que lo padece.

Este es el caso de Matthew Hogg, un hombre de 34 años, que parece el "síndrome de la autocervecería" desde hace 20 años. Ha hablado sobre el tema y parece que le limita mucho. ¿Qué pasa exactamente en su cuerpo? Debido a una presencia excesiva de levadura escondida en su intestino delgado, se crea alcohol que va directamente a la sangre. En el mejor de los casos, puede tener la sensación de ir borracho pero, además sufre otros efectos mucho más desagradables. Dolor de cabeza, náuseas, vómitos, deshidratación, sudores fríos, boca seca... En definitiva, una resaca de mil demonios sin haber disfrutado de la noche anterior.Esta enfermedad puso patas arriba su vida a los 16 años. Él era muy deportista y tuvo que dejarlo porque siempre estaba muy cansado, ya no era capaz de seguir el ritmo y su vida social se redujo mucho. Y para colmo, no pudo entrar en la universidad y tuvo que pedir una pensión de invalidez para vivir.
Publicado por , el