Gripe: síntomas, tratamiento, remedios, contagio y cómo curarla

Gripe: síntomas, tratamiento, remedios, contagio y cómo curarla

¿Cómo podemos saber si tenemos la gripe? ¿Y cómo podemos curarla? 

Definición: ¿qué es la gripe?

Frecuente y contagiosa, la gripe vuelve cada invierno para contaminar a miles de personas en España. Aunque la intensidad de esta epidemia otoño-invernal varia cada año, son más de 220 por cada 100.000 españoles los que se ven afectados por esta enfermedad. 

Son tres virus de la misma familia y tipo (Influenzavirus) los que causan la gripe. Estos microorganismos atacan al sistema respiratorio causando malestar en todo el organismo. ¿Pero cómo sabemos si tenemos la gripe? ¿Y cómo podemos diferenciarla de un simple resfriado?

Síntomas de la gripe

La enfermedad genera una gran variedad de síntomas que aparecen, por lo general, de una forma brutal tras un periodo de incubación de 24 a 48 horas. La persona afectada padece: 

- escalofríos

- dolores musculares o articulares

- un gran cansancio 

- dolor de cabeza

- dolor de garganta

- fiebre alta, por lo general, superior a los 38,5 ºC

Estos síntomas pueden verse acompañados de tos seca, secreción nasal o congestión nasal, así como de pérdida de apetito. Los síntomas duran entre 24 horas y poco más de una semana. Conviene acudir al médico cuando aparecen los primeros síntomas para confirmar el diagnóstico. 

Gripe: tratamiento y remedios

Aunque sea recomendable visitar al médico, no hay un tratamiento real contra la gripe. Al ser de origen viral, la enfermedad no puede tratarse con antibióticos. Además, en la mayoría de los casos, la gripe se cura de forma espontánea, ya que, aunque sea especialmente agresiva, el sistema inmunitario de personas con buena salud está perfectamente capacitado para combatirla.

Los tratamientos prescritos solo sirven para calmar los síntomas. Para aliviar el malestar, el médico puede recetar medicamentos para la fiebre, los dolores o la tos. Sin embargo, se desaconseja el consumo de aspirina en los jóvenes. Si la persona afectada tiene una salud delicada y en otros casos particulares, el médico puede optar por recetar un tratamiento antiviral para ayudar al cuerpo a luchar contra la gripe.

Además de los tratamientos, también es recomendable reposar todo lo posible y beber de forma regular para evitar la deshidratación. Tanto para los adultos como para los niños, quedarse en casa resulta beneficioso, ya que ayuda al organismo a combatir la enfermedad y limita los riesgos de propagación de la infección. Y, aparte del reposo, también podemos recurrir a los remedios naturales (tales como las infusiones o el conocido grog), los cuales ayudarán a mitigar el malestar general. 

Gripe: contagio y prevención

El virus de la gripe se contagia muy fácilmente de una persona a otra. Para limitar su propagación, se aconseja estar atentos mientras padecemos la enfermedad y tosemos, estornudamos o expectoramos. También es muy importante lavarse las manos regularmente con agua y jabón. El periodo de contagio puede comenzar dos días antes de la aparición de los primeros síntomas y extenderse hasta 10 días después. Sin embargo, en el caso de los niños, el periodo de contagio puede durar más de 10 días. 

Para prevenir la enfermedad, las personas de salud más frágil, como los niños y los ancianos, pueden vacunarse de la gripe. La vacuna se fabrica a partir de las tres cepas más comunes del virus y es posible vacunarse de forma gratuita en el ambulatorio o comprándola en la farmacia y acudiendo a un centro de salud. 

• Ana Blasco
Leer más