Las personas con ojos marrones son más propensas a padecer depresión invernal

Las personas con ojos marrones son más propensas a padecer depresión invernal

Según un estudio realizado por un equipo de científicos, las personas con ojos marrones se ven más afectadas por la depresión estacional que las personas con ojos azules.

La depresión es un trastorno del cerebro que afecta cada vez a más personas. Los factores que la provocan pueden ser genéticos, psicológicos, ambientales o biológicos. Cada paciente desarrolla esta enfermedad en función de sus vivencias personales. Aunque son muchos los factores que pueden influir en el desarrollo de una depresión para ambos sexos, se ha demostrado que las mujeres son tres veces más propensas que los hombres a experimentarla.

Los síntomas que caracterizan a la depresión son la tristeza, la pérdida de interés por actividades favoritas, aumento de peso o la pérdida de apetito, el insomnio o el hecho de dormir muchas horas, la fatiga, la irritabilidad, dolor de cabeza, indigestión y pensamientos en la muerte o el suicidio.  

El trastorno afectivo estacional (SAD, en inglés) o "depresión invernal" es un tipo de depresión que es provocada por factores parecidos a la depresión y el paciente experimenta los mismos síntomas. 

¿Qué es exactamente el trastorno afectivo estacional?

Este tipo de depresión, que también se da con más frecuencia en las mujeres, se sufre en las estaciones de año con menor tiempo de luz solar (otoño e invierno). Es posible sufrir trastorno estacional durante la primavera y el verano, pero no es lo habitual. La posibilidad de que se dé en estas épocas del año (primavera y verano) aumenta conforme aumenta la distancia de la persona con el ecuador. Así pues, los habitantes de los países con menos horas de luz solar tienen más probabilidades de experimentar este trastorno en cualquiera de las 4 estaciones del año. 

Se ha demostrado que el tiempo de exposición solar es uno de los factores que influye en este tipo de depresión que se debe a la melatonina o "hormona del sueño" (una hormona que segrega nuestro sistema endocrino y se encargue, entre otras cosas, de regular nuestro reloj biológico). Los niveles de melatonina se reducen cuando el cerebro recibe menos luz solar. Cuanta menos luz solar llega al cerebro, más bajos son los niveles de producción de esta hormona y más propensa es la persona a sufrir una depresión invernal. 

El color de los ojos incrementa las posibilidad de sufrir trastorno afectivo estacional

Un equipo de científicos demostró en la conferencia de la British Psychological Society en Nottingham que las personas con ojos marrones serían mucho más sensibles a la depresión estacional. Para completar su estudio, analizaron el estado de ánimo de 175 personas a lo largo de las estaciones. Durante el otoño y el invierno, la desesperación y la tristeza se establecen gradualmente, ya que los días son cada vez más cortos. Pero este estado es menos visible en personas que tienen ojos claros.

Tener los ojos marrones es un rasgo físico que influye en la cantidad de luz solar que llega al cerebro. Los ojos oscuros dejarían pasar menos luz, provocando una reducción de la melatonina."Como a través de los ojos azules entra más luz en el cerebro, puede que esto lleve a una mayor producción de melatonina. Siendo así, es posible que las personas con los ojos claros sean menos propensas a padecer el trastorno afectivo estacional", explica el profesor Lance Workman. 

Así pues, el desequilibrio en los ritmos circadianos de la melatonina y los bajos niveles de esta hormona, debidos a la ausencia de luz, serían los culpables de los estados depresivos. Así que ya sabes por qué te sientes más contento en los días más soleados.  

• Antonio Lucas
Leer más