El viaje al espacio del astronauta Scott Kelly ha modificado su ADN

El viaje al espacio del astronauta Scott Kelly ha modificado su ADN

Los científicos de la NASA lo presentían y, ahora ya lo saben: viajar por el espacio altera el ADN humano. Lo saben tras comprobar las modificaciones que sufrió Scott Kelly, el astronauta americano que tiene el récord del número de días en órbita, 340 en total. Esta estancia le ha provocado una multitud de cambios biológicos, sobre todo, la activación de unos genes particulares, los "genes espaciales".

Después de pasar 340 días a bordo de la Estación Espacial Internacional, ¿Scott Kelly es la misma persona que salió de la Tierra? Pues no. Con motivo de su estancia en órbita, el organismo del astronauta americano ha sufrido una serie de modificaciones biológicas y, sobre todo, ha sufrido una alteración de su ADN, tal y como revela un estudio que ha realizado la NASA.

Para analizar la evolución de su genoma, los científicos de la Agencia Espacial Americana lo compararon con una réplica perfecta: su gemelo, Mark Kelly, que se quedó en la Tierra. Antes de la odisea espacial de Scott, ambos tenían características físicas, biológicas y genéticas similares.

Pero, desde que volvió el astronauta, hace dos años, los investigadores constataron sorprendentes diferencias: Scott Kelly medía 5 cm más que antes de irse, su masa corporal disminuyó, su microbiota intestinal había cambiado y su ADN, más concretamente, la expresión de su ADN sufrió modificaciones.

Nuevos descubrimientos

Hace poco, a finales de enero, una nueva revelación confirma los cambios que había en el genoma de Scott Kelly. Los científicos de la NASA ya tienen pruebas: el año que pasó el astronauta en el espacio modificó la expresión de algunos genes, concretamente, activó cientos de "genes espaciales". Como consecuencia, se alteró su sistema inmunitario, la formación de sus huesos, su vista y otros procesos fisiológicos.

"Cuando fue al espacio, se produjeron fuegos artificiales a nivel genético", explicó para el "Business Insider", Cristopher Masonn, uno de los responsables del estudio y profesor agregado del Weill Cornell Medical College. Lo más importante es que estos cambios son, en parte, irreversibles: aunque algunas de estas modificaciones genéticas volvieron a la normalidad cuando regresó, un 7% de ellas siguen alteradas dos años después de su vuelta.

• Javier de la Rosa
Leer más