El faraón Tutankamón no es como creíamos

El faraón Tutankamón no es como creíamos

Mientras un equipo británico del "Channel 5" realizaba un documental, un grupo de especialistas en antiguo Egipto descubrió algo inesperado en la armadura de cuero que se encontró en la sepultura del joven faraón Tutankamón. Gracias a una técnica nueva de imaginería, los científicos hallaron unas marcas invisibles de lucha que alteraron la imagen que tenían del monarca.

El onceavo faraón de Egipto quizás no fue tan débil ni tan poca cosa como pensábamos. Un equipo de investigadores de la universidad británica de Northampton acaba de descubrir que el joven Tutankamón quizás fue un guerrero sin igual. Eso es lo que han desvelado en un documental que grabó un equipo de televisión del "Channel 5" británico llamado "Los secretos del tesoro de Tutankamón" y que se emitió el pasado 28 de junio.

Durante este rodaje, los especialistas utilizaron una técnica puntera de imaginería para examinar la armadura de cuero que llevaba el faraón hace 3.000 años: la RTI, Reflectance Transformation Imaging. Esta se inventó a principios del año 2000 y permite generar una imagen dinámica de un objeto a partir de una serie de fotos que se obtienen variando el ángulo de los disparos.

Huellas invisibles a los ojos

Gracias a esta tecnología, los científicos hallaron marcas en la armadura del joven rey de Egipto. "Se pudo observar una erosión en los bordes de los fragmentos de cuero, cosa que indica que se utilizó mucho", explica Lucy Skinner, experta en el cuero del antiguo Egipto de la universidad de Northampton. Los especialistas creen que estas marcas son un descubrimiento inédito e inesperado.

"Esto indica que Tutankamón lo llevó e incluso podría haberlo usado en una batalla. Si esto fuera cierto, sería una increíble revelación que iría en contra de la idea de que Tutankamón era un joven rey débil y enclenque", señala Lucy Skinner. Hasta ahora, los especialistas tenían un concepto del soberano poco halagador. En 2014, un estudio dio a entender que incluso era incapaz de conducir un carro porque tenía un pie zambo, cosa que podría haberle causado la muerte.

El famoso arqueólogo Howard Carter descubrió la ropa del combate hace un centenar de años en la sepultura del Valle de los reyes. Antes de llegar al laboratorio de la universidad británica, la ropa estuvo en el Gran Museo Egipcio del Cairo. A pesar del interés que provocó el descubrimiento y los numerosos estudios que se llevaron a cabo, todavía no se han desvelado todos los secretos de Tutankamón, de hecho, aún falta confirmar si la teoría del luchador aguerrido es cierta o no.

Una reconstrucción idéntica 

Además de este estudio, la especialista en pieles antiguas Lucy Skinner también ha participado en la reproducción de la coraza antigua. Miembro del Instituto de Tecnologías Innovadoras de la Piel, la científica ha puesto en práctica las técnicas experimentales para fabricar una réplica fiel del objeto.

"He trabajado en varios métodos de bronceado experimental para crear réplicas de cada una de los tonos de piel. Los viejos métodos utilizados para hacer este tipo de cuero no se entienden muy bien, y rara vez sobrevive en sitios arqueológicos porque es muy vulnerable a los daños causados por el moho ", explica Lucy Skinner.

Este trabajo de reconstrucción es crucial para salvaguardar este tesoro del antiguo Egipto, muy frágil y ya muy dañado durante su extracción de la tumba del faraón en 1922. Solo queda una pequeña porción de la armadura hoy y los curadores del Museo de El Cairo esperan que estos trabajos recientes den lugar a una meticulosa restauración del objeto. Capaz de resistir la violencia de la lucha, la armadura parece impotente cuando se trata de hacer frente al paso del tiempo.

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse