Plutonium, la puerta del infierno de Hierápolis, desvela el secreto de sus vapores mortales

Plutonium, la puerta del infierno de Hierápolis, desvela el secreto de sus vapores mortales

Una antigua cueva romana, considerada una puerta hacia el infierno, por fin desvela sus secretos. Los arqueólogos han investigado esta misteriosa cavidad que mata a cualquiera que se acerque.

Los romanos la consideraron una puerta que llevaba al inframundo. Este portal místico tenía la sorprendente propiedad de matar a los animales y evitar que los sacerdotes tuvieran que sacrificarlos. Esta cueva tiene más de 2.200 años y fue redescubierta por los arqueólogos de la universidad de Salento hace siete años, en la antigua ciudad de Hierápolis, en Turquía. A día de hoy, los científicos saben cómo se producían estos crímenes.

Una puerta hacia el soplo de los infiernos.

La llamaron Plutonium, en homenaje al Dios del inframundo, Plutón. Y era un lugar de sacrificio para los sacerdotes. Aquí se realizaban, en un anfiteatro que tenía una puerta siniestra que soltaba vapores densos. Los sacerdotes eunucos llevaban toros para sacrificarlos a modo de ofrenda. Una vez allí, los animales se ahogaban, mientras que los religiosos salían ilesos, dando a entender que eran todopoderosos.

El historiador griego Estrabón suponía que la inmunidad de los sacerdotes tenía que ver con su castración y escribió en su época: "Este espacio está lleno de un vapor tan denso y opaco que apenas puede verse el suelo. Cualquier animal que entre conocerá la muerte súbita. Traje gorriones y soltaron su último aliento antes de morir de manera instantánea". A día de hoy, cualquier pájaro que tenga la mala idea de acercarse demasiado muere ahogado.

• Javier de la Rosa
Leer más